Matt Riddle, en un gesto reprendido parece por Lance Storm, tuvo bastante poca consideración el pasado viernes con el desempeño de Goldberg en Super ShowDown. Antes de empezar, «The Myth» ya arrancó un tanto pasado de revoluciones, abriéndose la frente con la puerta de su camerino. Una inercia que lo llevó después a abrirse también el craneo con uno de los postes, que lo dejó grogui durante el resto de la contienda. Tanto, que WWE temía que se tratara de una conmoción, confirmada por Dave Meltzer.

lesión
WWE

Bajo la última edición de la Wrestling Observer Radio, el periodista también apuntó otro detalle.

«Bill Goldberg sufrió una conmoción cerebral. Pero sin duda hay algo más, no sé todo lo que ocurrió allí. Sin duda hay algo detrás con la historia de Bill Goldberg, no sé qué es todavía. Pero debe ser algo que ocurrió allí».

Afortunadamente, el gladiador se encuentra bien, y él mismo quiso tuitear a sus seguidores una suerte de disculpa, reconociendo que se noqueó a sí mismo. Aunque puede que tal golpe no le provocase la conmoción, sino el Tombstone Piledriver que recibió en seco. O una suma de ambas movidas.

Pero obviando buscar culpables, la pregunta que surge ahora es si hay futuro competitivo para Goldberg. Wrestling News.Co reportó que WWE tiene abierta la puerta a su «Hall of Famer» de cara a otro combate. Una previsión que cualquiera en Superluchas podríamos haber lanzado, sobre todo teniendo en cuenta ese presunto interés de AEW por hacerse con sus servicios.

Sin embargo, tras lo visto en SSD, hay dos vías: que, motivado por las críticas, Goldberg desee protagonizar un último combate como redención; o que, por lo contrario, esta conmoción lo aleje definitivamente de intentar nuevas implicaciones. Undertaker le pidió antes de su duelo que no quería ver en Arabia Saudita al padre de familia de 52 años, pero la realidad es que este factor podría resultar decisivo a la hora de tomar una decisión.

Advertisements
Hablamos de