Sami Callihan es uno de los luchadores más populares del circuito independiente estadounidense. Ha sabido hacerse un nombre gracias a sus grandes habilidades en los encordados, su excéntrica personalidad y el éxito que ha tenido en cada una de las empresas y promotoras en la que ha trabajado. Eso a excepción de una, WWE.

Callihan estuvo en WWE desde finales de 2012 hasta que pidió su rescisión de contrato en 2015. Fue conocido en NXT como Solomon Crowe.

En este tiempo, Callihan disputó un total de 119 luchas, dos de las cuales fueron en el programa de televisión de la marca amarilla. Pero en ningún momento dio ese paso adelante para situarse como uno de los nombres principales del show. Nunca mostró realmente todo lo que tiene para mostrar.

Durante una entrevista en Busted Open Radio, el luchador habló sobre su paso por la empresa, afirmando que no le dieron las oportunidades que a otros sí.

«Una cosa es que te den la pelota y otra que te la den con defensores que te protejan para avanzar un poco y hacer lo que se supone que debes hacer. Me di cuenta de que no lo estaba haciendo y no soy una persona complaciente.

«No puedo ser mediocre. No voy a sentarme aunque mi suelo sea realmente bueno. Estaba como: ‘¿Sabes qué? Si no me dan una oportunidad, me voy’. Quiero ser el mejor en todos los sitios a los que voy, pero no había forma de que lo fuera allí, así que aposté por mi mismo y me fui, y esa es la mejor decisión que he tomado.

«Cuando estaba allí no era yo mismo. Trataba de hacer felices a todos, haciendo todo lo que me pedían que hiciera. Tenía a 15 personas llevándome en direcciones diferentes. No firmaron a Sami Callihan, sino al interés que había en Sami Callihan. Entonces dijeron: ‘vamos a meterlo en una caja y hacer algo diferente’. Ojalá no me hubiera preocupado tanto por los demás y me hubiera preocupado más por mí mismo. Porque eso no me permitió ser quién realmente soy«.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de