Ensombrecido por situarse precisamente en el mismo día que AEW All Out y NJPW Royal Quest, NXT UK ha vivido hoy, haciendo un paralelismo con la música, el difícil reto del «segundo disco». Después de un excelso primer especial desde Blackpool en enero, ciudad que acogió el torneo inaugural del Campeonato de Reino Unido WWE dos años atrás, la marca que, según Triple H, está destinada a ser muy importante para NXT en USA Network, tenía que demostrar que puede establecerse en las islas británicas como el programa estrella. Y esta vez, al amparo de la Motorpoint Arena de Cardiff, que colgó el cartel de «Sold Out» días atrás, WALTER y Cía estuvieron a la altura de las expectativas.

1. Noam Dar derrotó a Travis Banks (13:53)

Una buena apertura; lógico teniendo en cuenta la calidad de los implicados. Banks vuelve a arrastrar su malfario en los especiales de NXT UK, pues por segunda vez, problemas físicos se cruzan en su camino. Si una lesión en una rodilla provocó que no pudiera competir en Blackpool, ahora Dar se aprovechó de este punto débil y de otro en uno de los hombros del «Kiwi Buzzsaw» para inclinar la balanza a su favor. Una muy positiva victoria para «The Scottish Supernova», tras eludir el Slice of Heaven de su oponente y aplicarle el Nova Roller, con el que consumó la cuenta de tres.

2. Cesaro batió a Ilja Dragunov (12:27)

La primera sorpresa de la noche. Antes del arranque de TakeOver: Cardiff, Cesaro lanzó un reto abierto a cualquier competidor de NXT UK, dejando claro que no aparecería por allí sólo para saludar.

Y qué mejor que Dragunov para responder al desafío.

Otro notable choque para seguir levantando al público de sus asientos, quienes ahora volvieron a corear aquello de «¿Estás mirando Vince?» en mitad del fragor de la batalla. Y es que el suizo lució como una auténtica estrella, sacando lo mejor de su repertorio, incluso con movidas insólitas (por ejemplo, un GTS). Sin faltar, eso sí, su Cesaro Swing, con 40 vueltas dadas a Dragunov.

En los últimos compases, el ruso se encaminaba a superar a Cesaro, después de un tremendo Death Valley Driver. Pero, al prepararse para su Torpedo Moscow, Cesaro se adelantó a la jugada sacando un devastador Uppercut seguido de su Neutralizer para tumbar a Dragunov. Y como epílogo, un abrazo entre ambos para dejar a todos contentos.

Queda por ver si Cesaro se quedará a tiempo completo por el archipiélago o esto sólo fue un cameo como el de Bálor. Con combates así, espero que lo primero.

3. Mark Andrews y Flash Morgan Webster vencieron a Grizzled Young Veterans (c) y Gallus para conquistar el Campeonato de Parejas NXT UK (20:17)

Una locura de combate, literalmente, con Andrews y Webster de favoritos del público, al ser oriundos de Gales. Véase, una derrota hubiese provocado quizás un motín, y los chicos buenos triunfaron sobre los malos. A destacar el ritmo frenético de este choque a tres bandas y varios falsos finales que mantuvieron al respetable al borde de la taquicardia.

Andrews se erigió como protagonista, por toda su actuación a lo largo del encuentro (qué nivel de cardio tiene este hombre) y por su decisivo papel en la secuencia de cierre. Porque cuando Zack Gibson se disponía a cubrir a Webster, luego de un Ticket To Mayhem, Andrews apareció con un Shooting Star Press, poniendo a continuación a Webster encima del «Liverpool’s Number One», quien no pudo evitar las tres palmadas sobre la lona. Los mayores decibelios de la noche. Y no era para menos, pues Andrews y Webster se convierten en los primeros campeones galeses en la historia de WWE.

«Os escucho, Cardiff. ¡Os veo y hacéis mucho ruido!»

 

4. Joe Coffey se impuso a Dave Mastiff en una Lucha de Último Hombre en Pie (16:03)

Con el inicio de combate que ven a continuación, se intuía que algo grande iba a ocurrir.

Y vaya si ocurrió. Uno de los mejores «Last Man Standing» de los últimos años en WWE, superior al de Braun Strowman y Bobby Lashley de Extreme Rules. No faltaron los paseos por toda la arena y cruentos «spots», como por ejemplo, esta colisión de sillas.

O una caída desde una plataforma elevada.

Coffey, que venía de perder ante Pete Dunne en el estelar de TakeOver: Blackpool, se llevó aquí el gato al agua. Aunque más que derrotar a Mastiff, digamos que sobrevivió, pues cuando ambos iban a levantarse a la cuenta de nueve, Coffey pateó un baúl, evitando que «The Bomber» pudiera ponerse en pie.

5. Kay Lee Ray tumbó a Toni Storm (c) para convertirse en la nueva Campeona NXT UK (9:54)

La segunda y verdadera gran sorpresa de la noche. En cuanto a construcción y bagaje, la mejor lucha de la velada, pues la historia se basaba en que Storm se había topado con la horma de su zapato, debido al pasado de amistad entre ambas. Aunque sobre el ring, lo cierto es que no fue el más brillante de los encuentros que estas han mantenido. No obstante, muy interesante por la psicología que destiló, con una Storm desesperada al comprobar que Ray no cedía ante su remate, el Storm Zero. Frustración que la retadora condujo a su favor para endosarle dos Gory Bombs consecutivas y coronarse nueva monarca de la división femenil de NXT UK, dejando en «shock» al respetable.

6. WALTER (c) retuvo el Campeonato de Reino Unido WWE ante Tyler Bate (42:13)

La historia de David contra Goliath, una vez más. La diferencia es que, obviando el resultado, Bate fue de tú a tú con el coloso, volviendo a hacer unas filigranas que desde luego lo sitúan en el Top 3 actual de luchadores más fuertes, en base a su peso, de toda la industria.

Y como debió ser, al contrario de lo que vimos en la revancha con Dunne, WALTER no contó con ningún tipo de ayuda de parte de Imperium. Lo que propició que, de principio a fin, se diera el duelo con mayúsculas de la noche. Un manual de estilo recio británico con el que «The Austrian Anomaly» ya se apunta un segundo candidato a combate del año en WWE, después del choque contra Dunne en NXT TakeOver: New York, donde conquistó el oro.

Cerca de tres cuartos de hora después del inicio de esta batalla, y con un campeón ya sin recursos para doblegar al aspirante, un último y desesperado Lariat finalmente puso la sentencia, dejando a las dos Superestrellas exhaustas en mitad del ring. Al contrario que el Storm-Ray, este sí fue el mejor combate que hasta ahora han dibujado WALTER y Bate. Broche de oro de un evento para enmarcar.

Hablamos de