La Arena México vivió el primer Domingo Elite de apuestas con «Infierno Elite«. La rivalidad entre Súper Crazy y Felino llegó al encuentro definitivo, en el cual el orgullo, la inteligencia y la fuerza eran los elementos que sacarían avante a uno de los dos.

 

Súper Crazy fue el pimero en bajar de la escalinata del Olimpo, con un sombrero de charro fosforescente, corona de laurel que lo acredita como el verdadero embajador de la lucha libre en el extranjero. Aún sin el apoyo del respetable, el loco de Tulancingo bajó con el fuego de la confianza ardiendo en sus ojos.

Felino bajó arropado con el apoyo del público, a su lado estaban sus dos mejores amigos: el inseparable Periquito Zacarías y la tapa del baño (instrumento favorito del integrante de la Peste Negra)

Las acciones comenzaron rápidamente, apenas Felino pisó el centro del ring, con el toma y daca de golpes en el pecho.  Las primeras acciones se llevaron con velocidad, Súper Crazy arremetió contra el luchador más rápido de la baraja luchística sacándolo del ring para aplicarle unas poderosas patadas voladoras desde la ceja. Crazy tomó el control de la primera parte de la lucha, con duros y contundentes súplex que aturdieron al Felinowsky. El Loco de Tulancingo tenía a su favor el peso, la estatura y la fuerza, características que aprovechó para realizar una serie de bombazos que menguaron la condición del Casas. Pero  los 33 años de experiencia de Felino Felinowsky salieron de sus puños como garras. Y en un sorpresivo movimiento, con una valagueza- desnucadora el veterano se llevó la primera caída.

En la segunda, Felino comenzó a desarrollar su lucha en un terreno cerebral, convirtiendo el encuentro en un partido de ajedrez en el que intentaría aprovechar cualquier descuido de su adversario. Inició el duelo de raquetazos por parte de Felino, sin embargo, el peso de Súper Crazy era un factor que indicaba a Felinowsky que no podría ganar en el terreno de la fuerza, sabedor de que esta balanza no se inclinaría a su favor, el apestoso decidió realizar lo suyo: la velocidad y el contragolpe sorpresa. El público volcó todo su apoyo al local.. No obstante, Crazy no se amedrentó y convirtió las rechiflas en su impulso. Concentrado al máximo, el Loco de Tulancingo ejecutó sus mejores mortales aéreos que menguaron la velocidad del gato apestoso.  Crazy escaló la tercera cuerda, y con un poético mortal invertido, somete a la cuenta de tres a Felino.

La tercera caída llegó vertiginosamente; el público jugó su papel, apoyando al de la casa le daba a éste una seguridad extra. Crazy, sin el apoyo de la gente, comenzó a sacar todo su coraje para remar contra la corriente; siguió aprovechando su fuerza para castigar al consentido, aplicándole tremendos bombazos tanto en el ring como en la pasarela, y nos regaló sus mejores ataques aéreos. Felino seguía manteniendo el acecho cerebral, en espera del primer error de Crazy. Y así fue, en un mortal invertido, Felino se quitó y arremetió con su velocidad, zarandeando al loco. El dominio comenzó a ser turnado, Felino-Crazy-Felino-Crazy.  Felino reviraba los castigos de Crazy, y cuando este decidió desde las alturas, el apestoso aprovechó para bajarlo del esquinero con un powebomb. Pero Súper Crazy logró romper el conteo apoyando su bota en las cuerdas en el último segundo.  La lucha comenzó a tomar un ritmo trepidante, uno aplicaba el conteo de tres que no prosperaba  a su rival y luego el otro, así sucesivamente subiendo el grado el emoción del encuentro. Por un momento parecía que Felino se llevaría la definitiva con su famosa  casita, pero la mano de Crazy alcanzó a tocar la cuerda en la última milésima de segundo. De pronto, un empujón de Felino lleva la humanidad del Loco de Tulancingo a golpear al réferi, incidente que aprovechó Tiger para irrumpir en la lucha y “ayudar” a su padre: con la tapa de baño dejó aturdido a Súper Crazy. Así, Felino buscó el toque universal pero, oh sorpresa, el que sacó el colmillo fue Crazy, reviritiendo el toque y con una ranita puso espaldas planas a Felino seguido de la cuenta de tres llevándose la cabellera de su acérrimo rival.

El público de la Arena México comenzó a corear  el nombre de Súper Crazy, que tomó el micrófono y sentenció a Tiger: “Sigues tú cabroncito”.

Felino también dirigió una palabras  a su vástago: “Viniste por un desquite que no te correspondía cobrar en este momento, pero a la familia se le apoya…”

Tiger escucha arrepentido, en sus hombros caída la inmensa piedra de la equivocación.

Resultados Completos:

  1. Rossy Moreno y Cinthia Moreno vencieron a Lluvia y Muñeca de Plata
  2. Eléctrico retiene el Campeonato Nacional Ligero CMLL ante Príncipe Diamante.
  3. Golden Magic y Metaleón vencieron a Argos y Karonte Jr.
  4. Negro Casas y Blue Panther vencieron a Solar y Black Terry
  5. Carístico, Místico y Máscara Dorada vencieron por descalificación a Último Guerrero, La Máscara y Volador Jr.
  6. Cabellera vs. Cabellera: Súper Crazy venció a Felino
Hablamos de