Tras Night of Champions 2015 hubo gran preocupación sobre la salud del legendario Sting, quien resultó lesionado en el evento estelar tras recibir un powerbomb en el esquinero por parte de Seth Rollins, lo que hizo que colapsara en el ring. Sin embargo, los primeros exámenes médicos trajeron buenas noticias a «El Vigilante».

El día de ayer, 21 de septiembre, Sting estuvo sometiéndose a varias pruebas médicas con el fin de conocer la magnitud de su lesión, que según los rumores más pesimistas podía poner fin a su carrera. Por fortuna, una resonancia magnética mostró que Sting no sufrió ningún tipo de fractura en el cuello, lo que hubiera sido un grave problema, sobretodo considerando su avanzada edad.

Como se había reportado con anterioridad, Sting fue enviado de vuelta a su casa para descansar y su aparición en Monday Night Raw fue cancelada. No obstante, Dave Meltzer del Wrestling Observer considera que, a pesar de los resultados, WWE será muy prudente a la hora de pedir a Sting que regrese al ring, pues tras el evento del domingo se le dificultaba caminar de manera correcta, lo que causó no poca preocupación considerando lo ocurrido en la lucha.

¿Qué opinan? ¿Creen que Sting debería limitar aún más sus apariciones en el ring?

Hablamos de