En WrestleMania 36, Seth Rollins va a verse las caras con Kevin Owens. Va a ser un interesante broche a una rivalidad que en funcionamiento durante varios meses pero que en realidad no hace justicia a ninguno de los dos luchadores. Con toda probabilidad será un combate más del magno evento del que los fanáticos se olvidarán tan pronto como finalice. Lo que se espera al menos que sea disfrutable, lo cual debería estar garantizado con dos de los mejores luchadores del mundo.

Lo malo de este enfrentamiento es que ninguno de los dos va a vivir su mejor noche a pesar de que gane. Será una victoria sin más. Y mucho menos no va a ser como la mejor que han tenido en sus carreras. La de Owens, mirando únicamente a WWE, diríamos que fue cuando consiguió el Campeonato Universal en aquel Fatal 4-Way en el episodio de Monday Night Raw del 29 de agosto de 2016. Esa precisamente seguro que fue una de las peores de Rollins.

► La mejor noche de Seth Rollins en WWE

En cambio, si hablamos de la mejor noche de "Mesías", todos lo tenemos claro... Cuando entró a WrestleMania 31 durante el combate de Brock Lesnar contra Roman Reigns para robarles a ambos el Campeonato Mundial de Peso Completo WWE cobrando el maletín de Money in the Bank.

Esto ocurrió el 29 de marzo de 2015. Hace unas horas, cinco años después, Rollins recordó en Twitter el momento más grande de su vida como luchador profesional.

"El atraco del siglo".

Este no fue solo su mejor momento sino uno de los más importantes de la historia de WWE. Rollins tuvo un reinado que duró prácticamente el resto de año, un total de 221 días. Y nadie fue capaz de quitárselo sino que tuvo que entregarlo tras sufrir una grave lesión. Una grave lesión de la que volvería en mayo de 2016, recuperando el campeonato al mes siguiente. Aunque entonces lo perdería minutos después, curiosamente cuando Jon Moxley cobró su maletín con él.

 

 

Hablamos de