Recordando a Toro Bill Jr., el rudazo de Puebla

Por | | , ,

Triste noticia nos comunica nuestro compañero y amigo Apolo Valdés al informar de la partida de este plano terrenal de Toro Bill Jr. Una verdadera figura forjado en el ring de la Arena Puebla y que llegó a conquistar y ganarse el respeto de todos los gladiadores del Consejo Mundial de Lucha Libre e independientes con los que alternó.

—¿Quién era Toro Bill Jr.?

Toro Bill Jr.

Nacido como Roberto Rosete hace 41 años, hijo del carnicero y también luchador Toro Bill (también Roberto Rosete), tenía escasos años cuando fue testigo de las hazañas de su padre ante las figuras de aquel entonces en Puebla: Sombra Poblana, El Califa, Tigre Rojo y varios más. Fue un infante testigo de aquella noche de 1988 cuando su padre encabezó el cartel del 35 Aniversario de la Arena Puebla, donde su padre enfrentaría a Olimpo, pero éste no compareció. En su lugar El Califa subió de emergente. Toro Bill perdió la incógnita, y su hijo, presente lloraba.

Esto no fue sino sólo un aliciente más para comenzar a entrenar, y seguir los pasos de su padre. Sin embargo, este le exigió que también se preparara académicamente.

No fue sino hasta 2002 cuando debutó con otros nombres para foguearse. En el 2003, don Manuel Robles y su hijo, El Javato, le brindaron la oportunidad de debutar en el coso de sus amores, la Arena Puebla. Aquella noche del 2 de junio hizo equipo con Legionario para medirse a Ares el Guerrero y el también talento en ciernes Brazo de Plata Jr. (Psycho Clown).

A partir de 2004 fue muy recurrente verlo hacer equipo con su padre, que orgulloso se veía de que su hijo hubiera heredado su gusto por las artes del pancracio. Sin embargo, y con todo el respeto para su señor padre, el Junior era una versión muy mejorada en todos los sentidos, un atleta consumado del gimnasio, dominador de los quehaceres en la lona, pero sobre todo amo de un carisma impresionante, que como rudo lo acompañó toda su carrera.

YouTube video

Esto le abrió la puerta para que la promoción lo aventajara y lo pusiera en luchas con talento que venía directo de la capital como Fabián el Gitano, Veneno, Skándalo, Pequeño Damian (Demus), Pequeño Halloween, Los Rayos Tapatíos, Tony Rivera y muchos más. Siempre dejando cautivado a la afición por su forma de hacerse odiar entre las doce sogas.

Sus rivales en ese tiempo también dieron mucho de que hablar: Asturiano, Black Tiger (el poblano), Blue Center, Lestat, y varios más. Y era muy común verlo hacer equipo, además de con su padre, con Siki Ozama Jr., Karisma, Espíritu Maligno y el propio Ares el Guerrero.

Los Toros Bill Sr. y Jr.

En 2007 pisó por primera vez el centro del país, cuando fue invitado por la empresa de Héctor Guzmán, AULL, a presentarse en la Arena López Mateos, haciendo equipo con el también poblano Fénix para enfrentarse a los locales Súper Panda y Nick la Muerte.

El Torito seguiría siendo un pilar en las primeras luchas de la Arena Puebla, pero el público demandó que les dieran mejores lugares a los locales, pues estos demostraban semana a semana que iban a dejar todo en el ring, mientras que muchas veces el talento que enviaba el CMLL a Puebla sólo iba a cumplir, al grado que el corresponsal de Luchas 2000 en esa época sólo cubría las luchas de los locales y sólo hacía entrevistas y reportajes del talento poblano. Derivado de este clamor general, comenzaron a surgir duelos México vs. Puebla, donde Toro Bill Jr. fue uno de los pilares más destacados. Magnus, Starman, Sensei, Monsther, Camorra, Metálico, Robin, Leono y muchos más del talento preliminar de la Arena México comenzó a tener que esforzarse más de lo normal ante sus contrapartes poblanas.

Para 2010 surge el Coliseo San Ramón en Puebla, haciendo funciones los fines de semana, y casi casi como protesta por la discriminación que eran sujetos en la Arena Puebla, mucho del talento local se refugió en dicho inmueble. Toro Bill Jr. vive ahí muchos de sus encuentros más complicados, pues todo el talento salía a demostrar que de verdad merecían oportunidades estelares.

En 2013, la empresa reconoce un poco a sus gladiadores y varios de ellos regresan a la Arena Puebla, alternando el trabajo con el pequeño Coliseo que les permitió seguir vigentes.

El 4 de mayo de 2015 es un día que quedará en la memoria de la afición poblana, pues a solicitud del propio Torito, se le programó junto al joven Rey Apocalipsis, quién a la postre se volvería  en su compañero de lucha conformando el Batallón de la Muerte. Aquella primera ocasión dieron cuenta de Black Tiger y Paris.

El Batallón de la Muerte: Rey Apocalipsis y Toro Bill Jr.

Los encuentros que como pareja dieron el Batallón fueron muchos ante figuras tanto poblanas como capitalinas, y tanto dentro de las filas del CMLL como fuera de ahí en empresas tales como Toryumon de Último Dragón, Promoluchas, La Liga de la Justicia, Mexa Wrestling y el Coliseo Coacalco.

Tras su máscara existía un hombre muy noble, que siempre apoyó a quién merecía una oportunidad. Muy solidario con las mujeres, apoyó a las gladiadoras locales como Jezabel y Lady Amazona, a quien debutó como acompañante del Batallón bajo el nombre de Adelita. Amigo de sus amigos.

Sobre lo que sentía por la lucha libre, y lo que era para él ser luchador, en el 2020 comentó a La Crónica de Puebla lo siguiente:

«En mi caso estoy acostumbrado a trabajar duro en el gym, porque una parte de ti es el personaje al que le das vida, que se alimenta de la pasión de los aficionados, una energía que el luchador necesita para estar contento, feliz y pleno.«

El día de ayer, como tantos lunes más, luchó en la Arena Puebla. Junto a Prayer hicieron causa común contra Millenium y Asturiano. Unas horas después de haber bajado nos enteramos de su irreparable partida.

Su pérdida deja con el corazón destrozado a su familia cercana, padres, esposa y dos pequeños, a su circulo de amigos del medio, y a toda la afición poblana. Todo el equipo de SÚPER LUCHAS se une a la pena que los embarga, enviando un sincero abrazo de condolencias. Descanse en paz.

 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.