Si hay alguien que puede superar el récord de número de cambios de bando de Big Show, ese es Kevin Owens. La pasada noche, el canadiense pareció consumar su estatus de nuevo consentido del público con dos acciones que acabaron siendo lo más comentado del episodio de SmackDown Live. Luego de que Shane McMahon cancelara el duelo que iba a mantener con Dolph Ziggler y enviarlo a casa con una suspensión, KO se disfrazó de CM Punk para soltar una suerte de «Pipebomb» que generó grandes reacciones. Pero esto no fue todo, porque al final del show, «The Prize Fighter», cual Stone Cold, endosó un Stunner al hijo del «Chairman».

Paso a transcribirles esa «Pipebomb» al completo, pues no tuvo desperdicio.

«Cortad la música. Tengo algo que decir. ¿Sabéis qué? La semana pasada salí aquí fuera y dije la verdad sobre Dolph Ziggler. Pero parece que esta noche alguien más tiene que escuchar la verdad, y ese es Shane McMahon.

«He intentado ser un buen tipo, un buen tipo corporativo, y no molestar a nadie desde hace tiempo. Y estoy harto, porque no me reporta nada. Así que, ¿sabéis qué? Hace un tiempo vi a la familia McMahon en este ring decir, ‘Hey, a partir de ahora vamos a escuchar a los fans y dar al público lo que quiere’. Pero lo único que ha ocurrido desde entonces es que Shane McMahon tiene más poder, más autoridad y más tiempo en televisión que nadie. ¡Y creedme cuando digo que nadie quiere ver eso!

«Ahora tenemos que escuchar cada semana a Shane McMahon cómo se considera el mejor del mundo. Y cada vez que eso ocurre me pongo enfermo. Me hace querer salir aquí fuera y golpearme la cabeza con esta estúpida mesa».

Entonces Shane apareció.

«Tienes que escuchar esto. Esta es la mayor basura que he visto».

Momento en que cortaron el micro portado por Owens (en otro eco con aquella recordada promo de Punk). Sin embargo, «The Prize Fighter» es un hombre de recursos, y consiguió hacerse con otro.

«Hey, ¿sabes qué, idiota? ¡Hay más de un micrófono y yo no he terminado! Cada vez que te consideras el mejor del mundo es un insulto y una bofetada en la cara a cada persona que está ahí atrás en vestidores. A cada persona que se deja la espalda semana sí y semana también, en televisión, en la carretera, por el mundo, para ser Superestrellas de WWE. Y eso me pone enfermo, pone a todo el mundo enfermo. ¿Y sabes qué pasa cuando te consideras el mejor del mundo? Todo el mundo, incluido yo, piensa, ‘¡Shane McMahon me puede besar el trasero!’ Porque este ring no te pertenece».

Palabras que provocaron que el segundo micro se apagara. Pero Owens no cesó en su empeño, empleando ahora el de los comentaristas.

«No he acabado. Nunca me consideraría el mejor del mundo. Hay cientos de personas ahí atrás a las que les robas el tiempo, como Apollo Crews, Buddy Murphy, Ali, Liv Morgan, Asuka, AOP, Kairi Sane«

Finalmente, la seguridad hizo acto de presencia, aunque Owens logró escapar. Diatriba contra la autoridad de WWE que contó con estas reacciones de algunos de los aludidos, además de Steve Austin.

«Alguien tenía que hacerlo. Sí, me etiqueté en… RT
«WWE: Llega. Desata el infierno. (Aturde a tu jefe). Vete».

«Una patada en la cara de Cedric Alexander en Raw.
«Un Stunner de Kevin Owens en SD Live.
«Y el lunes, un Tombstone y una Spear de parte del ‘Deadman’ y mía.

«¡¡Demonios, horrible semana!»

«Gracias, Kevin Owens»

«Kevin Owens es el más grande de todos los tiempos»

«Gracias, Kevin Owens»

Pipebomb
WWE

Veremos si la nueva «voz de los que no tienen voz» cuenta con combate en Extreme Rules, pues de momento el cartel se presenta ya bastante cargado. WWE tiene la gran oportunidad de no desperdiciar la enorme conexión que Owens guarda con los seguidores. Tal vez la llegada de Eric Bischoff le beneficie en este sentido.

Advertisements