Octubre será el verdadero mes en que inicie la nueva era de la lucha libre estadounidense. AEW anunció que el día 2 de dicho mes, desde la Capital One Arena de Washington DC, estrenará su programa semanal (aún sin nombre), con apenas cuatro eventos a sus espaldas. Lo que no ha sido impedimento para que este primer episodio agotara cerca de 10 mil boletos en tres horas. Un optimismo que parece contagiar a la comunidad luchística de internet, cuando Pro Wrestling Torch realizó una encuesta acerca de qué rating podrían cosechar los Élite con dicha «premiere».

El pasado marzo, bajo una entrevista, Tony Schiavone avisó a AEW de que si no quieren acabar como WCW, deben tener claro que son una compañía de lucha libre, no una compañía televisiva. Porque, según el legendario comentarista, hoy día la gente quiere ver lucha libre a través de la pequeña pantalla, como sucedía en los 90. Unas afirmaciones avaladas, por ejemplo, por el multimillonario acuerdo entre WWE y FOX. Véase, todos parecen tener muy claro que el futuro de esta disciplina se adscribe a un medio que cada día luce más obsoleto. Así lo cree también TNT, apostando por emitir el programa semanal de una recién llegada.

¿Sólo factible con un regreso de CM Punk?


Pero quizás luce demasiado optimista el resultado de la encuesta. Durante su etapa de decadencia, WCW se movía en esa franja de 2.0-3.0. Mientras, el pico más alto de la historia de TNA (de cuando Hulk Hogan, Sting, Ric Flair y Cía estelarizaban el show) fue de 1.5. Indicadores pues que harían factible la previsión de los seguidores. No obstante, hablamos de datos de hace más de una década, bajo una coyuntura televisiva mucho más amable, pese a esa guerra con WWE que llevó a la promoción de Ted Turner a su quiebra.

Y hay que considerar igualmente que la televisión por cable lleva varios años de capa caída. Y no son datos que hagan referencia a los paquetes premium. Engloban también al paquete básico que los yanquis contratan para sus hogares, lugar donde se ubica TNT. Una cadena con mayor presencia que por ejemplo FS1, presumible hogar de NXT a fin de competir con AEW. Pero que básicamente sobrevive gracias a su programación deportiva.

AEW

Por otra parte, los niveles de interés a nivel «mainstream» de AEW no han sido tan grandes por ahora, ya que sólo Double or Nothing generó unas búsquedas que puedan considerarse como tal. De ahí la importancia de All Out, algo a lo que no seguro no son ajenos Tony Khan y Cía. Principal causa de que se rumore tanto con una aparición sorpresa de CM Punk, figura que algunos consideran clave para que ese presumible Wednesday Night Dynamite logre asentarse. Sin embargo, obviando que supondría una mala decisión creativa a largo plazo, ¿un regreso de Punk a la lucha libre sería tan mediático como para cosechar un rating de 2.5?

Advertisements

Hablamos de