WWE decidió finiquitar las figuras de los gerentes generales de Raw y SmackDown (debido seguramente a los históricos ratings negativos cosechados durante la dictadura de Baron Corbin en el show rojo), pero no la de los comisionados. En consecuencia, el protagonismo televisivo de Shane McMahon continúa intacto, con una rivalidad con The Miz que llegará a un nuevo nivel este domingo. Sin embargo, su relevancia parece que se limita a las pantallas, pues ahora sabemos qué poder de decisión creativa tiene el primogénito del «Chairman».

Según Dave Meltzer en el último boletín del Wrestling Observer, bastante poca.

«Shane propone ideas para su personaje, pero raramente se llegan a utilizar«.

A pesar de lo afirmado por Meltzer, Shane no deja de ser un McMahon. Así, la idea de autoproclamarse como «el mejor del mundo» parece que fue idea suya, a fin de acabar pasando al bando rudo y utilizar tal consideración para futuras hostilidades. Otro ejemplo: sus saltos suicidas desde lo alto de la Celda Infernal (WrestleMania 32 y Hell in a Cell 2017), que tal vez no hubieran contado con la aprobación de la directiva de haber sido promovidas por cualquier otra Superestrella. Recordemos que posee una pequeña parte de las acciones de WWE, y eso debe reportarle sus ventajas.

poder de decisión creativa
Shane McMahon en WrestleMania 34 (08/04/2018) – WWE©

Igualmente, Meltzer señala que Stephanie McMahon tampoco está inmiscuida en el proceso creativo de WWE. Aunque, claro, no es esta la labor que realmente corresponde a la consentida de Vince. Según figura en el organigrama de la compañía, Steph es jefa de marca, por lo que sí que cuenta con un puesto tras bambalinas, al contrario que su hermano. De esta manera explicaba Meltzer por qué Vince la eligió a ella por delante de Shane.

«Vince pensó que era lo mejor, como la mayoría de la gente. La mayoría cree que Stephanie entiende el negocio mejor que Shane».

Aunque parece que la lucha de poder ya no es fraternal. Ahora, los secretos de palacio giran en torno a la frustración de Triple H por la decadencia cada día más acusada de la labor de Vince al frente de WWE. Choque de egos que se traduce en un alejamiento entre ambos, según reveló recientemente Sean Ross Sapp de Fightful. Uno no elige a su familia de sangre, y por desgracia, tampoco a su familia política.

Hablamos de