Prostitución y abuso: La historia de cómo The Fabulous Moolah destrozó la lucha libre femenil

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Por años la WWE utilizó la división de las 'Divas' solo como relleno de carteles, asignándoles paupérrimas historias y dándoles poco tiempo para brillar en el ring... lamentablemente por mucho tiempo, cada vez que llegaba la lucha de Divas en un show, se le solía conocer como 'pee break': el momento para ir al baño, distraerse o ir a atender cualquier otro asunto. Afortunadamente hoy en día todo está cambiando.

Durante el preshow de Wrestlemania 32, Lita, leyenda de la compañía, presentó el nuevo Campeonato Femenil de la WWE, dejando atrás el término 'Diva' y reconociendo a todas las competidoras de la compañía como luchadoras. Más tarde en la noche, Charlotte, Sasha Banks y Becky Lynch tuvieron un excelente encuentro que se quedó en la memoria de muchos. Un gran triunfo para la lucha femenil que tanto ha sido motivo de burla en Norteamérica.

Femenil

Tardó mucho, pero la famosa 'Revolución de las Divas' parece haber sido un éxito y la lucha femenil ya se respeta de nuevo. Pero ¿por qué estaba tan estancada la lucha libre femenil no solo en WWE, sino en Norteamérica? ¿Por qué cuando se piensa en la lucha femenil de antaño, rara vez pensamos en alguien que no sea Moolah? Mientras en Japón ha florecido por años un estilo espectacular de lucha femenil, en Estados Unidos tenían luchas de 'bra and panties' como máximo atractivo. En Japón, The Beauty Pair (Sato y Ueda) llenaban arenas e inspiraban a miles de jóvenes, mientras que en los territorios norteamericanos, las luchadoras femeniles eran solo un 'atractivo más' para el cartel. Gran parte del problema parece caer en Lillian Ellison aka The Fabulous Moolah.

La historia (y generalmente la WWE) nos dice que Moolah fue la promotora principal de lucha libre femenil y tuvo un reinado de casi 30 años como campeona, que se supone es el reinado más largo de cualquier atleta en cualquier deporte en la historia. Además fue parte clave durante el Rock'N'Wrestling, movimiento que propulsó a la WWF a nuevas alturas. Miembro del Salón de la Fama, ícono femenil... se supone que Moolah es una pionera y la razón por la que hoy existe una división femenil.

Después de una dura infancia, Moolah fue entrenada por Billy Wolfe, un ex-luchador casado con Mildred Burke, una de las mujeres más importantes en la industria. Bajo la bandera de la NWA, Wolfe se convirtió en el principal promotor de lucha femenil por varios años, periodo que estuvo lleno de quejas, pagos injustos y controversias de acoso sexual. Eventualmente, Wolfe intentó chantajear a Moolah con favores sexuales a cambio de trabajo, 'trato' que fue instantáneamente rechazado por la leyenda.

Moolah comenzó en la industria como manager o 'valet', bajo un personaje de esclava. Tiempo después comenzó a luchar de tiempo completo y en Septiembre 18 de 1956, obtuvo el Campeonato Mundial Femenil que después ya sería reconocido como título de la NWA.

Durante su reinado como campeona, Moolah abrió su propia escuela de lucha, de la cuál surgió talento que comenzaría a nutrir la lucha femenil en Norteamérica, convirtiéndose en promotora de su propio negocio llamado Girl Wrestling Enterprises (GWE). No solo aprendió de lucha con Wolfe, sino que también le imitó varias conductas nefastas como negociadora.

A pesar de que el entrenamiento era bueno, la escuela de Moolah era exigente: las mujeres tenían prohibido salir con luchadores y debían siempre comportarse como 'señoritas', siempre apareciendo con una imagen impecable en público. Cualquier pequeña falla... y la ira de Moolah (quien por supuesto tenía todo el control) aplastaría tu carrera. Una de sus pupilas y principal atracción de la época era Debbie Johnson, quien mediante entrevistas sacó a la luz bastante tierra sobre las técnicas de explotación que usaba Moolah.

“Moolah logró hacer que muchas personas la vieran como una diosa, pero nada está más lejos de la verdad... ella era una perra, así de sencillo. Ella fue una de las peores personas que he conocido”
Debbie Johnson

Al promover las luchas, Moolah siempre se programaba para ganar, siempre quedando bien ante la audiencia. Si sus pupilas o 'representadas' le quedaban mal, entonces les cortaba el trabajo y subsecuentemente el sustento.

“Si la hacía enojar demasiado, no me dejaría trabajar, lo que significaba morirme de hambre.”
Debbie Johnson

Embed from Getty Images

Pero, ¿por lo menos sus luchadoras eran bien pagadas? Técnicamente sí. Pero hay un detalle: Moolah recibía los cheques por el cartel primero, tomaba su parte y posteriormente lo distribuía entre las luchadoras... para ello, tomaba el 30% de las ganancias, luego les 'deducía' los gastos de viaje, la comida y la renta. Esto porque todas las que se inscribieran en su escuela, obligatoriamente debían vivir en su propiedad. Y por cierto, nadie tenía permitido tener su propia cuenta de banco. Además, de acuerdo a Wendi Richter, Moolah ni siquiera entrenaba a los nuevos reclutas, sino que ponía a las luchadoras más avanzadas a hacer el trabajo.

“Siempre terminaba debiéndole más dinero del que ganaba. Trabajé muy duro para ella durante casi dos años antes de que por fin estuviera recibiendo dinero, y la primera vez que me pagó, recibí 125 dólares, ¡y pensé que era rica!”
Debbie Johnson

Otros rumores que nunca fueron 100% confirmados, la relacionaban con el uso de drogas para controlar a sus muchachas. Susie Mae McCoy, famosa por su nombre de Sweet Georgia Brown fue la primer estudiante de color en la escuela de Moolah. De acuerdo a su hija, Georgia fue violada varias veces y se le obligó a tomar drogas para hacerla una adicta, dependiente del negocio de Moolah.

Moolah abusó de otros modos. Recordarán a Luna Vachon, famosa en la WWE por su rivalidad con Sable y su romance con Goldust. Ella entrenó con Moolah y durante ese tiempo, alguna vez fue enviada (a los 16 años de edad) a posar para una sesión de fotos, que aunque eran con ropa, era sin duda una explotación, algo que se consideraría como pedofilia. Se supone que iban a entrenar para ser luchadoras, pero las mandaban a hacer este tipo de cosas. De acuerdo a Penny Banner (de quien hablaré más adelante), estas sesiones de fotos se daban bastante.

Embed from Getty Images

Para resumir todo esto, La Fabulosa Moolah era una madrota, una pimp, pues mandaba a sus pupilas a los promotores de lucha libre en números fijos.

“Las rentaba a los promotores a granel, con el entendimiento de que las niñas tendrían sexo con el promotor y todos los luchadores que las quisieran. A los promotores les gustaba el sexo gratis, pero lo que también les agradaba era que los muchachos no lo tenían que buscar por fuera, evitándose así algún problemilla”
Penny Banner

De acuerdo a Banner, Moolah ofrecía un flujo constante de mujeres semiatractivas a cambio de dinero, por supuesto que ninguna de ellas sabía de esto previamente, sino que se enteraban en el camino.

“Aquellas que se negaban a tener sexo con un promotor o luchadores, eran violadas”.
Penny Banner

Estas declaraciones son apoyadas por distintas entrevistas tipo 'shoot' (algo totalmente real) de Sherri Martel, Luna Vachon y Sweet Georgia Brown, cuyos familiares aseguran que mientras viajaba de promoción en promoción, la afroamericana recibía visitas 'extrañas' durante la noche. Si no se quitaba el vestido, la golpeaban brutalmente y era amenazada de formas todavía más crueles.

En su entrevista, Vachon sacó a la luz ciertos testimonios que le contó su tía Vivian (importante luchadora de la época), quien aseguraba que Moolah era homosexual, alcohólica y que de hecho se acostaba con algunas de sus pupilas. Esto es apoyado también por Sandy Parker, quien era homosexual, pero tenía prohibido salir a bares de su preferencia. “Lillian (Moolah) era una hipócrita porque tenía sus propias 'diversiones' que todas conocíamos”.

Entre todo este 'pimpeo' y mal manejo de sus pupilas, Moolah también se llevó entre las patas a la lucha libre femenil. Al siempre ganar y mantener el título tanto tiempo, no creaba estrellas de la manera adecuada... y al ser la 'máxima referente', su estilo poco atractivo era el que permeaba a lo largo de Norteamérica.

Penny Banner es considerada por expertos como la 'diva original', pues combinó su deslumbrante belleza con habilidades en el ring que la convirtieron en una de las mejores luchadoras de su era y una de las más taquilleras... hasta el 'Rey' Elvis Presley usualmente estaba en primera fila para presenciar sus contiendas. Banner llegó a criticar de manera brutal a Moolah, señalando la manera en como perjudicó el estilo femenil y hablando acerca de sus métodos de abuso; como habrán visto ya usé varias de sus citas con anterioridad (tomemos en cuenta que estas citas ya tienen muchos años de haberse tomado).

La razón por la cual la lucha libre femenil en Norteamérica es y sigue siendo considerada como una broma y solo una oportunidad para mirar lujuriosamente senos y traseros, es en gran medida gracias a la manera en cómo Moolah entrenaba a sus chicas y cómo ella misma luchaba.”
Penny Banner

La Fabulosa Moolah no era una gran 'worker', no tenía grandes habilidades de lucha; su arsenal constaba de candados a la cabeza, yegüitas y lazos... no había gran variedad. Y antes de Moolah, las luchadoras tenían un estilo mucho más agresivo y real...

Senos y traseros eran usados para atraer personas a la arena, pero las chicas siempre trabajaban luchas más largas y técnicas que las que vemos hoy. Las luchas por el campeonato tenían que ser siempre de alto calibre. La razón por la cuál la lucha femenil japonesa estuvo siempre años luz adelante de la norteamericana es por culpa de una sola persona: Moolah”.
Penny Banner

Mildred Burke, de quien hablé brevemente, utilizaba un estilo 'shooter': contundente e intenso, gracias al cuál las luchas de mujeres eran poco diferentes a las de los hombres. Ella fue quien popularizó la lucha femenil en el mundo: Japón, México y Canadá fueron influenciados por ella. Pero después llegó Moolah e instituyó su estilo en Norteamérica.

Moolah no era una buena luchadora así que una vez que se quedó a cargo de la lucha femenil en Norteamérica, el estilo que le pasó a sus pupilas fue el propio. Y ella nunca fue una buena shooter”.
Penny Banner

En resumen, las mujeres comenzaron a imitar el feo estilo de Moolah y por ello en Norteamérica la lucha libre femenil dejó de ser atractiva.

Embed from Getty Images

Ya pueden leer la segunda parte de esta nota que arranca con la llegada de Moolah a la WWF...

Anuncio