Anuncio

PROGRESS Chapter 76: Hello Wembley - Resultados y análisis

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Tras un rocoso camino, finalmente PROGRESS llegó a Wembley para dar un histórico show independiente que tenía de todo y prometía mucho. Todos los campeonatos en juego, la última lucha de Riddle en los indies, el posible retiro de una leyenda, la mejor rivalidad en Europa llegando a su punto de ebullición, una ‘lucha de ensueño’ europea y WALTER vs. Bate. ¿Cumplió con las expectativas PROGRESS? Veamos.

Chuck Mambo ganó el Pre-show Battle Royal

PROGRESS-76-Battle-ROyal

Un battle royal genérico con un muy divertido final en el que Chuck Mambo, Chris Ridgeway, TK Cooper y Spike Trivet quedaron con vida. Mambo sacó a Ridgeway y luego se enfrascó en tremenda batalla con TK, quien más temprano tuvo que lidiar con la muñeca inflable de Kid Lykos. Mambo sobrevivió media decenas de veces apenas aferrándose a las cuerdas para sorprender con su agilidad a TK y Spike, obteniendo finalmente la victoria. Calificación: **½

Aquí pueden ver el pre-show de manera gratuita:

The #HelloWembley Pre-Show Battle Royal LIVE

Posted by PROGRESS Wrestling on Sunday, September 30, 2018

Mark Haskins derrotó a Matt Riddle

PROGRESS-76-Riddle-Haskins

Empezamos con todo. Matt Riddle se quiso despedir bien en su última lucha como independiente y se enfrascó en una dura y enganchante batalla con Haskins. Estos dos hicieron una combinación fantástica, primero llaveando, luego intercambiando patadas a las piernas y más tarde apareció el striking. Fue un lucha que explotó al máximo las virtudes de ambos gladiadores, que tuvieron un entendimiento fabuloso para regalarnos algo especial. Haskins hizo kickout de un Tombstone y la lucha llegó al siguiente nivel: entre bonitos counters, drama e intentos de finishers, el público se le entregó a los gladiadores hasta que Haskins finalmente logró ejecutar un Last Falconry para la cuenta de tres. La mejor manera para arrancar la histórica velada y la mejor de las despedidas para Riddle del circuito indie. Calificación: ****¼

Jinny derrotó a Toni Storm y Millie McKenzie para retener el PROGRESS Women’s Championship

PROGRESS-76-Jinny-Storm-McKenzie

Lucha mediocre e irritante en muchos aspectos. Es triste ver que PROGRESS haya fracasado en construir una buena rivalidad para esta noche tan especial y encima de eso la haya tratado como un ‘escalón’ sin relevancia. Debo admitir que una pequeña lesión de Toni provocó incertidumbre en cuanto a la construcción de esta lucha, pero PROGRESS demostró una insultante falta de creatividad al ni siquiera intentar corregirlo.

La contienda consistió en algunos spots variados, los ‘grandes hits’ de las tres luchadores, pero sin mucha emoción o cohesión. Las pequeñas interferencia de House of Couture debieron advertirme de un mal mayor que se venía en camino: no habían pasado ni 10 minutos de la insulsa lucha, cuando Charlie Morgan, Chakara y Nina Samuels se metieron al ring para confrontar a Toni; Candy Floss y Laura Di Matteo también entraron para proteger a Toni, pero Di Matteo atacó a Candy y le hizo un Acid Rainmaker a Toni, para luego arrastrar a Jinny y colocarla sobre ella para la victoria. House of Couture se regodeó en el triunfo, comenzó a sonar una música genérica y Jordynne Grace apareció para patear trasero… esto estuvo muy, muy mal. Básicamente fue como una lucha genérica de un capítulo genérico de PROGRESS que sirvió para establecer una futura historia con Jordynne Grace involucrada o para exhibir la ‘gran’ traición de Di Matteo, aliándose con su antigua archienemiga Jinny. Nada de esto suena mal, pero estábamos en el gran escenario de Wembley, la lucha más importante, una oportunidad para presentar el potencial de la lucha femenil británica y no solo tuvimos una demostración de lo poco importante que es la lucha femenil para PROGRESS, sino que además la acción fue bastante mala. Mal, todo mal aquí. Calificación: *¾

Trent Seven derrotó a Doug Williams para ganar el PROGRESS Atlas Championship

PROGRESS-76-Williams-Seven

Doug Williams es una leyenda de la lucha británica que cargó en sus hombros a la escena a través de un muy oscuro periodo, siendo clave para su supervivencia. Willliams dijo que en cuanto perdiera el Campeonato ATLAS se iba a retirar, y no se necesitaba ser genio para conocer el resultado de esta lucha.

La lucha fue todo lo que esperaba: emocional y llena de pasión. Williams trabajó con unos cojones del tamaño de la arena, regresando el tiempo y aunque un poco oxidado, luciendo como en sus mejores años. El público estuvo siempre con él, alentando y gritando ante cada uno de sus movimientos: sabían que iban a ser algunos de sus últimos en un cuadrilátero.

En sus anteriores defensas Williams había sido la víctima y había escapado con las uñas, pero esta ocasión fue distinta: Williams estaba totalmente concentrado y en control, poniendo en serios problemas a Trent Seven, quien le bumpeó como rey a la leyenda. Williams ejecutó su legendario Chaos Theory, el público se volvió loco, parecía que ocurría lo imposible, pero Seven levantó los hombros. El veterano continuó con su ráfaga, conectando con una rompecuellos y no dándole respiro a Seven, que parecía abrumado. El bigotón logró sorprender con su (horrible) burning hammer pero Williams sobrevivió. La emoción estaba a flor de piel y el público rugía: la narrativa de la lucha había sido tan buena, que algunos comenzaban a creer en lo imposible. Una guerra de machetazos culminó con Seven en control, provocando abucheos del respetable. Sin embargo, Williams aguantó metralla y se negó a ser tumbado por los lazos de Seven. Y milagrosamente, Williams ejecutó otro Chaos Theory para un dramático nearfall; Seven bloqueó otro intento de la maniobra al ritmo que el público enloquecía. Pero en un abrir y cerrar de ojos, Seven voló con una planchita, aquella movida que siempre falla (incluso en esta misma lucha) y con ello logró aplanar las espaldas de Doug Williams por última vez en su carrera. Williams se levantó sorprendido y frustrado: había estado tan cerca, había hecho la lucha perfecta, pero sí, era el momento de su retiro.

Una narrativa excelente en la que la ejecución de Williams fue tan buena que el público comenzó en creer en una victoria, aunque en el fondo todos sabían que estaban presenciando el último rodeo de un ídolo. El público se le entregó a Williams y el vestidor salió para ovacionarlo: una merecida despedida para una leyenda sin la cual, tal vez nada de esto hubiera sido posible. Calficación: ****

Jimmy Havoc derrotó a Paul Robinson en Lucha sin descalificación

PROGRESS-76-Havoc-Robinson

Gritos de ‘Fu%& him up Jimmy, fu%& him up’ resonaron en la arena en apoyo al maniático de Jimmy Havoc, que salió con fuego en los ojos para darle una paliza a Robinson. Ésta fue una lucha fantástica, salvaje y que no se alargó demasiado, manteniendo siempre los niveles de violencia a tope. Por supuesto que vimos mucha sangre y dolor: azotones sobre burro para planchar, bats con alambre de púas, Jimmy engrapándole los genitales a Robinson, Death Valley Drivers sobre una mesa y sobre tachuelas. Fue un poco de lo que nos tiene acostumbrados Jimmy Havoc, pero con una atmósfera eléctrica. El estrecho final fue hermoso, con Jimmy sobreviviendo a un curb stomp sobre tachuelas, para luego darle a Robinson un curb stomp sobre unos focos para luego rematarlo con un Acid Rainmaker. Ésta es la tercera excepcional lucha violenta de Jimmy en el año: contra Spike Trivet, contra Will Ospreay y ahora contra Paul Robinson. Calificación: ****

Jim Smallman anunció que se rompió el récord de asistencia a un show de PROGRESS con un total de 4750 asistentes, convirtiéndose oficialmente así en el show independiente más grande en Reino Unido en varias décadas. Posteriormente se anunciaron las fechas para el Super Strong Style 16: del 4 al 6 de mayo en el Alexandra Palace, y los boletos salen a la venta… el 22 de octubre. Esta treta, muy sucia treta, que utiliza PROGRESS para vender con tanta anticipación es sumamente molesta sobre todo para fanáticos internacionales. Tengo ganas de ir a un SSS16, pero ¿comprar los boletos con 8 meses de anticipación? Váyanse mucho al carajo. Y para rematar mi odio, salió Travis Banks para anunciar que estará participando en el torneo. FALTAN 8 MESES… en una escena tan fluctuante en donde la WWE constantemente mete la mano, hacer este tipo de anuncios es tonto, ridículo y hasta risible.

Aussie Open (Mark Davis y Kyle Fletcher) derrotó a Bandido y Flamita, Mills & Mayhew, Sexy Starr (David Starr y Jack Sexmith), Anti-Fun Police (Los Federales Santos Jr. y Chief Deputy Dunne), Chris Brookes y Timothy Thatcher, The 198 (Flash Morgan Webster y Wild Boar) para ganar el PROGRESS Tag Team Championship en Lucha de Thunder Bastard

PROGRESS-76-Thunder-Bastard

No soy fan de este tipo de lucha, me pareció ridículo todo el set-up del larguísimo e innecesario torneo para determinar el orden de entrada para esta noche, sobre todo considerando que las entradas son cada minuto o dos minutos. Y hasta cierto punto, esta lucha fue torpe y poco fluida, pero también llegó a ser sumamente entretenida, con largos periodos de incesante acción y buenos toques de comedia. Hubo una secuencia en la que varios luchadores surcaron los aires, destacando el tope suicida de Federales y un Revolution Fly de Bandido (cargando a Dunne) sobre los demás competidores fuera del cuadrilátero. Hubo buena comedia entre los mexicanos y Sexy Starr, Gibson entró haciendo un genial promo, hubo un monumental coro de ‘Párate si odias a Gibson’, y en general, todos trabajaron muy duro. Los últimos minutos entre Aussie Open y GYV fueron buenos, más nada espectaculares y quedaron a deber para cerrar con broche de oro la lucha. El público se le entregó a Aussie Open, que ya son una de las mejores 10 parejas del planeta y por sus desempeños han sido recompensados con los Campeonatos de PROGRESS. Calificación: ***¾

El orden de eliminación fue:

  • Grizzled Young Veterans eliminaron a Mills & Mayhew con un Ticket to Ride.
  • Wild Boar eliminó a Sexmith (y Starr) con un Fire Thunder.
  • Wild Boar eliminó a Deputy Dunne (y Federales) con un Trapper Keeper Bomb.
  • Mark Davis eliminó a Chris Brookes (y Thatcher) con una hermosa rompecuellos.
  • Flash Morgan Webster eliminó a Bandido (y Flamita) después de que Wild Board utilizara un casco como arma.
  • Aussie Open eliminó a The 198 con un Fidget Spinner
  • Aussie Open eliminó a Grizzled Young Veterans con un Super Fidget Spinner

Pete Dunne derrotó a Ilja Dragunov

PROGRESS-76-Dragunov-Dunne

Mi primer pensamiento fue: ‘malditos, dejaron Andrews vs. Dennis para la semiestelar cuando el público está más cansado’ y eso me provocó amargura durante esta ‘lucha de ensueño’ por la cual no estaba muy interesado dado que Ilja nunca me ha convencido, y tampoco ayudó que la música de entrada de éste fuera una absoluta basura molida, basura apestosa con moscas y posible popó en su interior. Y con todo esto en mi amargado corazón, me tardé en meterme a la lucha, y mi mente estuvo constantemente dispersa mientras Ilja y Pete se golpeaban fuera y dentro del ring. Pero la contienda fue subiendo de intensidad y con el salvajismo de las acciones, mi interés fue creciendo hasta llegar a un excelente último tercio que tuvo enganchante acción, tremendos contraataques y un poco de drama. Vimos a Ilja sobreviviendo una Tumba Rompecuellos, Pete interceptando con un antebrazo el coast-to-coast de Ilja y más tarde convirtiendo un Torpedo Moscow en un fantástico triángulo en el cuál Pete le retorció la mano a su oponente hasta hacerlo rendir. Buen cierre, aunque la lucha careció de fuego durante la los primeros dos tercios. Calificación: ***¾

Eddie Dennis derrotó a Mark Andrews en Lucha de Mesas, Sillas y Escaleras

PROGRESS-76-Dennis-Andrews

Ésta es la mejor rivalidad del año en Europa, la más subestimada del planeta y mi favorita personal. Ésta fue una rivalidad que te recompensó si has seguido a PROGRESS a lo largo del último año que tuvo un montón de detalles, y variedad, siendo construida sobre una línea que raya entre la verdad y la ficción, apoyándose de la sorprendente maestría de Dennis en el micrófono.

Dennis y Andrews salieron a partirse las espaldas en una lucha llena de odio y en la que lamentablemente tuvieron que superar obstáculos ajenos a ellos: las mesas. Algún bufón, torpe y desconsiderado sujeto decidió comprar las mesas más duras del planeta, cosa que provocó estragos en la contienda: hubo una mesa, que literalmente no se rompió después de tres azotones, incluyendo dos powerbombs sobre ellas. Más tarde, Andrews ejecutó un increíble Code Red sobre una mesa, que no se rompió y minutos después Andrews se lanzó con una Estrella Fugaz sobre Dennis en otra mesa, que tampoco se rompió provocando que el impacto recibido por el rudo fuera peligrosísimo. Y encima de todo, el público comenzó a reírse pues la situación era simplemente ridícula: comenzaron a corear por la mesa, diciendo que era su campeona y todo eso. Yo estaba enojadísimo: la mejor rivalidad de la empresa del año, en la que dos hombres están partiéndose las caras por darnos algo memorable, todo arruinado por la negligencia de algún imbécil que decidió obtener las PEORES MESAS posibles para el SHOW MÁS GRANDE DEL AÑO, poniendo además en grave peligro a los competidores. Sin embargo, Andrews y Dennis insistieron y tuvieron el final perfecto y con el cuál rescataron todo: Dennis le dio un Next Stop Driver a Andrews desde lo alto de una escalera hacia una mesa, que finalmente se rompió, provocando una ovación ensordecedora del público que hasta empezó a gritar ‘Fu%$ you table’. Después de esto, Dennis subió la escalera y tomó el contrato que honestamente no sé qué tenga (Perdón, si lo dijeron no escuché). Calificación: ***¾

WALTER derrotó a Tyler Bate para retener el PROGRESS World Championship

PROGRESS-76-Walter-Bate

En mi pequeño previo mencioné que ésta tenía que ser una Contendiente a Lucha del Año o de lo contrario sería una decepción. El veredicto: una decepción. Aunque eso suena muy drástico, pues esta lucha fue muy buena, con drama y espectacularidad, pero que se quedó corta de ser algo verdaderamente memorable.

Las entradas y el careo inicial fueron momentos fenomenales, más con el público gritando con locura. La narrativa inicial consistió en Tyler intentando usar su fuerza para sacudir a WALTER, algo que le costó varios minutos de dolor y sufrimiento, pero cuando logró levantar al austriaco dio un golpe de autoridad y se sacudió ese bloqueo mental de que WALTER es un ser inamovible. Vimos algunas de las movidas clásicas de ambos gladiadores, con Tyler haciéndole el avioncito a WALTER y sorprendiéndolo en más de una ocasión con alguna espectacular movida, pero el campeón mantuvo la calma y a través de su aplastante poder logró sacudirse al inglés varias veces.

El ritmo no fue el mejor pues cada vez que la lucha parecía iba a alcanzar su climax, de repente la velocidad bajaba o ambos pasaban mucho tiempo tirados: en mi opinión ese ritmo desnivelado provocó que la contienda no llegara al siguiente nivel. Para el estrecho final, WALTER sobrevivió a un Tyler Driver 97, para luego encerrar al bigotón en un Coquina Clutch. El público rugió para motivar a Tyler, éste respondió evitando desvanecerse y parecía que tendría un enorme comeback, pero antes de que pudiera hacer algo WALTER lo frenó y en un abrir y cerrar de ojos lo sepultó con un bestial Fire Thunder para la victoria. Calificación: ****¼

Como el show se extendió tanto y mucha gente tuvo que abandonar la arena para alcanzar transporte público, PROGRESS se vio obligado a sacar WALTER vs. Tyler Bate totalmente gratis y aquí la pueden disfrutar.

PROGRESS: Hello Wembley fue el mejor show que ha puesto la compañía este 2018 y un posible candidato a Show del Año. Lo único que faltó para sellar la candidatura a ello, fue que WALTER y Bate nos regalaran un Contendiente a Lucha del Año, cosa que estuvieron cerca de hacer pero se quedaron cortos. Quitando eso, éste fue un gran show que solo nos quedó a deber (y mucho) en la desastrosa lucha femenil. Vimos duros enfrentamientos, sangre, acción en parejas, vuelos, un poco de comedia, grandes rivalidades llegando a su fin, drama y un emocional retiro. ¿Qué más necesitas de un show de lucha profesional?

Anuncio