Anuncio

Por qué la salida de Becky Lynch no afecta realmente a WWE

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Becky Lynch salió anoche al cuadrilátero de WWE Raw para divulgar al mundo la noticia que ocupará los encabezados de todos los sitios luchísticos por las próximas semanas: está embaraza y por lo tanto deberá alejarse de la acción por tiempo indefinido, si es que regresará alguna vez. Así como así, "The Man" puso fin a su reinado de 373 días como Campeona Femenil Raw, uno sumamente memorable y solamente comparable con el de Asuka en NXT dentro de la era moderna. Justamente, la nipona fue declarada como nueva monarca debido a una cláusula especial del contrato de Money in the Bank aplicada dadas las circunstancias.

Para la gran mayoría, las nuevas cayeron como un bocado agridulce: por un lado, el contento por ella y Seth Rollins, su pareja, por traer una nueva vida al mundo; pero por el otro, la tristeza de saber que la irlandesa de 33 años abandonará los focos en su pico máximo de popularidad y siendo una de las más grandes —y pocas—estrellas de la compañía. Pero, ¿realmente afectará su salida a ella y/o a WWE en general? Creemos que no, y les daremos nuestros argumentos a continuación.

Becky Lynch
Por qué la salida de Becky Lynch no afecta realmente a WWE.

► La salida de Becky Lynch no afecta a WWE


A no malinterpretar: den por hecho que WWE estaría gustosa de que Lynch se mantuviese activa en sus filas como si nada hubiese ocurrido y seguir construyendo así el camino como el rostro visible de su división femenil. La sensación de saber que no podrás contar con tu máxima figura masculina (Roman Reigns) ni tampoco con la femenina, y más en una época en la que los pesos pesados de tiempo parcial (Brock Lesnar, Goldberg o The Undertaker) ni asoman, ha de ser poco estimulante.

Si a eso le sumamos el atípico momento que atraviesa el mundo y las devastadoras consecuencias que quedan reflejadas en los ratings, los peores de la historia, cualquiera tendería a pensar que nada positivo podría salir de ello. Algo que no es tan cierto. Y he aquí el porqué.

Para ello, permítanme tomar primero este pequeño extracto de la nota de Cuadrilátero sobre las 4 estipulaciones que WWE debería reexplorar durante la cuarentena:

WWE RAW (11 de mayo 2020) | Resultados en vivo | Edge y Randy Orton regresan 15

"CM Punk bien lo dijo: la falta de público en un espectáculo de lucha libre televisado puede ser hasta difícil de digerir por momentos. Contrario a otros deportes, la participación de las multitudes en la lucha directamente hace la diferencia. No es un problema difícil de resolver: dado que la acción en los cuadriláteros se desarrolla en base a las reacciones de los espectadores, una vez ellos fuera de la ecuación, el luchador se desorienta. Asimismo, el silencio le quita emoción e impacto a lo que transcurre entre las doce cuerdas, y eso se traduce en desinterés. 

"Es por eso que en tiempos de pandemia y sin otro remedio más que seguir adelante de esta forma, la única solución reside en encontrar formas creativas de captar la atención de la audiencia. De ahí que WWE se sumergiera en experimentos de otra forma impensados [...]".

Como bien se menciona en la cita, la falta de público hace inevitable la decaída puesto que la naturaleza misma de la lucha requiere de la respuesta del espectador para originar ese ida y vuelta que se torna clave para brindar un buen espectáculo. Sin público, no hay emoción. La emoción es la base de la lucha. ¿Resultado? El que estamos obteniendo: bajos históricos, desinterés y problemas.

Es verdad que las cosas siempre podrían hacerse mejor —y podrían hacerse mejor—, pero la realidad es que no hay estrellas que hagan el rol del Chapulín Colorado. Si John Cena regresara este mismo viernes para SmackDown, probablemente no hiciese una gran diferencia. En estos tiempos que corren, ni Reigns ni Lynch pueden hacer mucho para combatir la falta de atención. 

► No hay mal que por bien no venga


Los programas semanales de WWE no se beneficiarán por dejar de tener a sus dos más flamantes representantes, pero por más duro que suene, tampoco perderán demasiado. Distinto hubiera sido, por supuesto, si nos encontrásemos en circunstancias normales y no en medio de una epidemia mundial, claro. En este contexto que vivimos, hasta podría verse el lado positivo, de hecho: si retornase, lo más factible sería que "The Man" volviera más fuerte y popular que nunca, lo cual, considerando dónde está parada hoy, es un hecho alentador a tener en cuenta.

WWE RAW (11 de mayo 2020) | Resultados en vivo | Edge y Randy Orton regresan 4

Para cerrar, quisiera tomar otro extracto, el último, esta vez de una reciente nota titulada "Por qué la Revolución Femenil ha muerto y Becky Lynch es su única sobreviviente", para rendir un pequeño tributo a la amazona en su posible despedida, haciendo un fugaz repaso de su singular éxito en la gigante del entretenimiento:

 

"[...] La irlandesa viene copando estelares por una repentina atención de la industria del entretenimiento hacia ella por su increíble capacidad de cautivar a las masas. Extraño no le hace justicia como término descriptivo. Porque vivimos en una época en la que hasta el mismísimo Stone Cold Steve Austin difícilmente podría imitar su éxito, y no porque no tuviese con qué, sino porque la falta de creatividad reflejada en el producto dificulta el que hayan ojos curiosos merodeando. Y aun así, a pesar de las adversidades, Lynch encontró la forma de hacer una excepción con los pocos recursos que le fueron alcanzados.

Por qué la salida de Becky Lynch no afecta realmente a WWE 1

"Cuando Vince McMahon apuntó a Charlotte Flair como su bandera femenil y Ronda Rousey se subió al barco para acompañarla, Becky no se quedó atrás y terminó eclipsando a ambas apenas se le dio la oportunidad. Cuando muchos pensaban que lo suyo sería un boom pasajero, casi dos años después informamos que será parte del mundo de Marvel, portada de una importante revista estadounidense e invitada de un popular show. En tiempo récord, Lynch se convirtió en el rostro de una generación, superando a Flair, Rousey y al 98% del elenco masculino en popularidad".

Conocedores, ¿qué opinan ustedes? ¿Volveremos a ver a Becky Lynch en cuadrilátero de WWE en el futuro?

Anuncio