Pacquiao derrotó a Thurman luego de una semana intensa en la que Thurman aseguró que vencería al filipino.Sin embargo, nunca tomó en cuenta que un descuido lo mandaría la lona en el primer round y desde ese momento no volvimos a verlo más.

Pacquiao venció a lo Pacquiao: con enorme volumen de golpes aunque no conectara todos, pero siempre haciendo presión sobre el rival. Así evitó que Thurman tuviera tiempo de pensar en una nueva estrategia. Tampoco tuvo espacio para hacer otra cosa.

La mano derecha de Thurman se impactó en el rostro de Pacquiao las veces que quiso, pero sólo se quedó en golpes aislados, Thurman no utilizó ese movimiento como una puerta hacia el cuerpo de Manny, desaprovechó ser más largo y tener poder de puños.

Pero Manny aprovechó que Thurman no era consistente, pues se lanzó de frente a la cacería del estadounidense y aguantó algunos golpes que le entraron filtrados, pero nunca lo pusieron en peligro.

Normalmente Thurman es más calculador, pero no supo cómo entrar en la guardia zurda de Pacquiao.

Pacquiao sí aprovechó la confusión de Thurman para mandarle los golpes que quiso, aunque no entraban todos, sí llegaron los suficientes a la zona exacta para provocar daño. Y los moretones en la cara de Thurman fueron prueba de ello, además, el sangrado de la nariz.

Lo que sí hizo fue rebotar para evitar el daño cuando Thurman lo conectaba y regresaba con intensidad, así lograba detener el avance del rival y le ayudó a lucirse frente al público.

Quedó claro, en la actuación de 12 rounds, que Pacquiao derrotó a Thurman, lo que sí dejó a los observadores fue el fallo dividido, ya que un juez vio ganador a Thurman.

Pero esa apreciación no fue suficiente para arrebatarle el triunfo y el súper campeonato welter a Pacquiao.

 

Advertisements

Hablamos de