Tye Dillinger sorprendía al Universo WWE hace unos días con esta publicación en Twitter en la que confirmó que pidió su liberación a la empresa:

“Antes de que los rumores comiencen a extenderse, permítanme poner las cosas en orden primero: Esta noche solicité mi liberación a WWE. En los últimos 5 años y medio con ellos, he visto y hecho algunas cosas maravillosas. Cosas de las que estoy muy orgulloso y que nunca olvidaré.

“Me he encontrado y he trabajado con, sin duda, algunos de los mejores luchadores en esta tierra y el placer ha sido todo mío. En este momento siento que la decisión, por muy difícil que sea, es lo mejor para mí y para WWE. Deseo continuar creciendo como luchador y ofrecer a los que gastan el dinero que han ganado viendo un show en el que estoy.

“A los vestidores varonil y femenil, a los entrenadores y productores, al equipo de producción/sonido, hasta la cima de WWE y, sobre todo, a los fans… Les deseo todo lo mejor y muchas gracias a todos desde el fondo de mi corazón“.

Esto tampoco fue una enorme sorpresa porque el luchador ya había mostrado su descontento antes y dado que algunos de sus compañeros lo hicieron podría tomar la decisión de intentar buscar una salida para relanzar su carrera en otro sitio. Pero no se pesnsaba que la compañía pudiera concedeler la rescisión, sobre todo en medio de los rumores que lo sitúan como futuro miembro del elenco de AEW.

No obstante, WWE ha hecho oficial que han aceptado liberar a Dillinger de su contrato.

«WWE ha llegado a un acuerdo para liberar de su contrato a Ron Arneill (Tye Dillinger)«.

Entrando en el website de la empresa puede leerse la misma frase de este tuit y en ningún momento indican que «le desean lo mejor en sus futuros proyectos».

Hablamos de