www.impactwrestling.com
www.impactwrestling.com

Este artículo refleja las opiniones personales de su autor, y no necesariamente las de la Revista Súper Luchas.

Hace pocos días  publiqué una nota relacionada a la situación de TNA y su perspectiva a futuro de cara a este incipiente 2012. Algunos comentarios me despertaron curiosidad y quería hacerlo trascender. Algunos como “¿Dónde está Anderson?”, “¿Y los MCM? No sabía que estaban lesionados”,  “¿Por qué Kendrick no aparece más en TV?”,  “Las Knockout tuvieron mejor exposición hace 2 años”,  entre otros, llamaron mucho mi atención, debido a que ya los había visto repetidos en otras columnas y en otros foros de discusión.  Comentarios que parecen inconexos, pero no lo son. Todos encuentran sentido en un dato que es un poco más que curioso. Sucede que el tiempo en TNA, es escaso. Y aunque no me gusta recurrir a esto, la comparación en este caso bien vale la pena para notar este rasgo.

La plantilla de TNA consiste en 63 profesionales con exposición pública (comentaristas, luchadores, periodistas, presentadores, etc…). La Plantilla de WWE por su parte, se compone de 82 talentos. Sin embargo, aunque TNA tiene apenas 20 profesionales menos que su competencia, ésta debe aglutinar sus 63 en un show semanal de aproximadamente 1.30 hs netas de duración. WWE en cambio, tiene Superstars, RAW, Smackdown, y por qué no, también NXT. Entre todas esas emisiones juntas, dan un monto aproximado de 4.20 hs netas. WWE tiene casi tres veces la cantidad de tiempo que TNA para enforcarse en todo su talento.

Como es sabido, la mayoría de los luchadores en TNA tiene facilidades para presentarse en ciertas empresas independientes, para así poder seguir apercibiendo ingresos pese a no estar luchando en la compañía de su principal empleador. Se sabe también que el sueldo que TNA paga a sus luchadores inactivos, es menor al que paga WWE (aunque claro tienen la facilidad ya mencionada que en WWE no está permitida). Esta maniobra de claro corte económico, le permite tener siempre luchadores frescos disponibles (Kendrick –por ejemplo- fue contendiente de la división X y luego desapareció, para dejarle lugar a Sorensen), hasta el punto de poder darse el lujo de tener a Ken Anderson sin trabajar activamente en este momento. Pero esta conducta no actúa solamente sobre los individuos, sino también en las categorías.

La división X finalmente ha ganado un espacio en televisión que no tiene desde hace mucho tiempo. TNA actualmente pone sobre la mesa 3 propuestas de Wrestling entorno a 3 títulos: el título de la División X, el cinturón de campeón de peso completo, y finalmente la división de Knockouts. A esto debemos sumarle el título de parejas, que aunque no tiene variedad de contendientes también necesita tiempo en televisión. En un show de 1.30hs, es imposible tener los 3 (o 4) frentes cubiertos.

Si, es cierto que TNA trabaja también en el marco de Xplosion, pero el show dura unos 45 minutos netos, en suma  a que funciona principalmente como exaltador de sucesos que acontecieron en Impact.

El resultado de esto un show donde las caras varían con relativa frecuencia. Desde ya, los personajes de alto perfil permanecen en cierta medida fijos, por una cuestión probablemente de identidad (un producto necesita identidad, para bien o para mal). Pero la zona media y baja de la carta de luchas en TNA suele tener mucha movilidad, lo cual es muy respetable y hasta valorable, indistintamente de los luchadores que entren o salgan (y de las preferencias del televidente).

Gracias a todos por detenerse a leer. Será hasta el sábado, donde nos encontraremos con mis apuntes sobre Smackdown.

Hablamos de