Si bien podría decirse que regresó en una posición de estelarista, Luke Harper sigue en problemas. Primero fue lo ocurrido con la mercancía oficial del luchador, pues Harper criticó que «todos los luchadores de NXT tuvieran al menos una camiseta, mientras que él ninguna».

Ahora se suma un problema más delicado y tiene que ver con el hecho de que Harper decidió abrir los mensajes directos tanto de su cuenta oficial de Twitter como de su cuenta de Instagram. ¿Cómo reaccionó la WWE?

► Luke Harper es amenazado por WWE… y al luchador no le importa

Lo primero fue que seguramente el equipo de redes sociales, que deben tener las contraseñas de las Superestrellas, le envió un mensaje a Harper informando que no hiciera eso. Pero poco caso habría hecho el luchador y seguramente se pasó un reporte a algún oficial en la empresa, que amenazó con multarlo económicamente, como el propio Harper denunció en la biografía de su Twitter:

Luke Harper es amenazado por WWE

«Los mensajes abiertos están abiertos de par en par. WWE amenazó con multarme, pero es genial cuando los talentos de NXT maldicen en Twitter… lo entiendo».

Una de las Superestrellas que tiene sus mensajes directos abiertos es Triple H, al menos en Instagram, ¿habrá contestado alguna vez a un fan? No está claro el motivo por el cual el que Harper abra sus mensajes directos al público sea algo que moleste a la empresa. Después de todo, él es quien principalmente deberá leer la tonelada de mensajes que le escribirán.

Una de las razones podrían ser que WWE no permite que sus Superesterllas brinden entrevistas a cualquier persona. Para ello hay todo un procedimiento con los medios de comunicación interesados en ello. Sería el único motivo, porque no es que les preocupe que pueda ser contactado por otras empresas como AEW; dentro del ambiente luchístico, cualquiera puede tener su teléfono.

Recordemos que recientemente Dave Meltzer señaló en el Wrestling Observer Radio que él veía a Harper marchándose a AEW cuando su contrato finalice el noviembre.

Advertisements
Hablamos de