Existe consternación global por los crímenes de odio que el pasado fin de semana ocuparon los titulares. Tres atentados con armas que tres retrasados mentales que se sentían supremacistas cometieron, ayer en Chicago, otra el pasado sábado en El Paso, Texas, contra varios mexicanos y mexicanoestadounidenses, y además otra balacera en Dayton, Ohio, contra miembros de la comunidad afroamericana de esa comunidad.

Jeremy Ganger, el héroe del atentando de Dayton

En éste tercer atentado, donde ya hay confirmados nueve muertos y veintisiete heridos, y que fuentes atribuyen a Connor Betts, de 24 años, y quién aparentemente porque su hermana, quien también se encuentra entre los muertos, se comprometió con un afroamericano había tomado la fatídica decisión de abrir fuego contra la concurrencia del bar Ned Peppers de dicha comunidad.

Jeremy Ganger
Una lesión que fue atendida por los paramédicos, los rasgos del heroísmo de Ganger.

Afortudamente, por cada acto de retraso mental, siempre hay actos de valor que merecen reconocidos, tal es el caso del luchador independiente Jeremy Ganger, que además trabaja como portero en el bar en cuestión. De acuerdo a la versión que circula, Ganger habría visto cuando Betts desenfundó y logró atrincherarse contra la puerta para salvar a la concurrencia que se encontraba dentro de dicho local comercial, hasta que la policía pudo abatir a Betts después de los lamentables hechos.

De acuerdo a fuentes citadas, y sus propios amigos, el gladiador fue internado en un hospital local, pero está fuera de peligro así como mucha gente más a la que protegió con su oportuno acto de valor. 

Jeremy Ganger
Un héroe de carne y hueso

Ganger, quién prácticamente está retirado de la actividad luchística militó en Mad Pro Wrestling, H20 Wrestling, Rock Star Pro Wrestling y algunas más de la región de los Tres Ríos, en Estados Unidos, donde ha ostentado algunos títulos locales. Aunque sin duda, quedará en la memoria de la comunidad de Dayton como un verdadero héroe local. 

 

 

Advertisements
Anuncios
Hablamos de