Los mexicanos en WWE y AEW, sólo la atracción del show

Durante sus primeros meses como Campeón de Peso Crucero WWE NXT, Santos Escobar, por entonces todavía bajo el alias de Hijo del Fantasma, quiso reivindicar así la lucha mexicana bajo entrevista en el programa The Bump

«[…] Pero siempre quise ser el Hijo del Fantasma en ese gran torneo de pesos crucero de WWE. Creo que así volví a presentar a la lucha libre como algo muy a tener en cuenta en WWE, porque creo que en los últimos tiempos la han malinterpretado. La lucha libre mexicana no se trata de unos tipos enmascarados saltando de lado a lado. La lucha libre no es eso. Y poniéndome la máscara creo que volví a atraer toda la atención del Universo WWE hacia nuestra cultura».

Desafortunadamente, parece que WWE no va más allá de esa errónea concepción del pancracio.

Santos Escobar como Hijo del Fantasma en WWE WWE
© World Wrestling Entertainment

 

► 25 años de escasa evolución

Remontándonos a las «Monday Night Wars», cuando WCW fue la gran puerta de entrada de la lucha mexicana a los telespectadores yanquis, hoy, un cuarto de siglo después, el manejo de los talentos aztecas muestra un mínimo progreso. 

No nos engañemos. WCW comenzó apostando por aquella división crucero porque inicialmente sus espectaculares combates eran efectivos en la batalla de ratings contra Monday Night Raw, cosechando buenos números. 

Sonny Onoo así lo expuso allá por noviembre de 2021, ante los micrófonos del podcast Perched On The Top Rope

«Si había un Último Dragón vs. Eddie Guerrero, no necesitabas construir el combate, ¿no? Por lo menos, yo no lo necesitaba. Creo que muchos fans te dirían que no, porque saben lo geniales que son esos tipos. El combate, de por sí, merecía la pena verlo. No querías perdértelo. Si ves los shows, si quieres echar la vista atrás y ver los combates de los cruceros en la segunda hora de Nitro, iban directamente contra WWE. Por lo que si había acción, no querías perdértela. Tú sabes, no querían que cambiaras de canal. Usaban a esos tipos estratégicamente, ¿sabes? Muchas veces, para abrir la segunda hora del programa con algo genial». 

Sin embargo, una vez WWE (entonces WWF) hizo suyos los ratings, WCW dejó de lado a aquella división, convencida de que buenos combates ya no les harían ganar la guerra.

Craso error, pues si bien la victoria de WWE debió mucho a los personajes que sacudieron la «Attitude Era», el Imperio McMahon se impuso por presentar también mejores combates que WCW… valiéndose precisamente de The Radicalz, grupo de «exiliados» de la extinta promotora de Ted Tuner, quienes encapsulaban ese factor «in-ring» de la división crucero, para elevar el nivel de muchas de sus estrellas una vez se produjo el cambio de milenio. 

Eddie Guerrero, Chavo Guerrero Jr. y Rey Mysterio resultaron una excepción dentro del cupo de luchadores de raíces aztecas procedentes de WCW. Juventud Guerrera, Psicosis y Super Crazy tuvieron menos fortuna en WWE, con aquel grupo, The Mexicools, cuyo mayor logro fue un par de reinados titulares para «The Juice». 

The Mexicools en WWE WWE
© World Wrestling Entertainment

 

Avanzando en el tiempo, sólo el caso de Alberto del Río pudo considerarse exitoso para un mexicano bajo los focos de la «Gran W».

Actualmente, la multimillonaria compañía tiene en su elenco principal al mencionado Santos Escobar, quien aúna calidad entre las doce cuerdas y micro como no se veía por allí desde «la Esencia de la Excelencia». Y aunque el nuevo Latino World Order cosecha unas grandes cifras de venta de mercancía, su reforma parece más un movimiento comercial que luchístico. 

No quiero olvidarme de Ángel Garza. En sus inicios como Superestrella de WWE, hace ya cuatro años, el nieto de Mario Segura fue comparado con el mismísimo Eddie Guerrero. Por algún motivo condenado hoy al ostracismo, espero que su sueño de triunfar en el Imperio McMahon no caiga en saco roto y salga de un camino recorrido por Andrade años atrás.

Ángel Garza en WWE Main Event (16/08/2021) / WWE
© World Wrestling Entertainment

 

► La flagrancia de AEW

Y Andrade me sirve de enlace con la siguiente parte del artículo: ¿qué sucede en AEW? Por varias razones, la situación de los luchadores mexicanos allí resulta incluso más reprobable

AEW siempre se ha vendido cual alternativa de inclusión para las minorías luchísticas sobre suelo estadounidense; otra manera de diferenciarse de WWE. En sus primeros años, las implicaciones de The Lucha Brothers avalaron tal discurso, pero de un tiempo a esta parte, coincidiendo con la ausencia de Thunder Rosa de las pantallas, la lucha mexicana que se ve en AEW resulta accesoria

Dirán los lectores que cómo puede hacer un servidor tal afirmación, cuando Bandido e Hijo del Vikingo tuvieron dos de los mejores debuts de la historia de AEW. El problema es comprobar el devenir de estos y de otros compatriotas una vez se estrenan en la casa Élite. 

Bandido lleva ya casi un año bajo contrato con AEW, y más allá de ser programado en combates vistosos, su manejo creativo, sin historias concretas, lo hace mera comparsa para los intereses de otros luchadores de mayor importancia, cayendo ante Orange Cassidy, el Blackpool Combat Club o Konosuke Takeshita

Dinámica que punto por punto puede extrapolarse a Hijo del Vikingo (aunque este no guarde contrato con AEW), Rush, Komander e incluso ya a Penta el Zero M y Rey Fénix.

AEW Dynamite 28 sep 22 Kato 07
Foto: JL Rodríguez «Katokungfú» | SuperLuchas.com.

 

► Ser el show, ¿una utopía? 

Nunca habrá un John Cena mexicano en WWE. Y por lo producido en AEW, tampoco esta empresa situará a un azteca como uno de sus «pilares» . 

Recupero una proclama de Mercedes Martinez en 2018, ante la cuestión de si las mujeres debían tener un show propio dentro de WWE. 

«[…] No queremos ser una atracción, no queremos estelarizar un PPV… queremos ser el show. Queremos que por una vez los hombres sean la atracción». 

De alguna manera, lo expresado por Martinez entronca con el problema de la lucha mexicana en WWE y AEW. Santos Escobar, Bandido y Cía son solamente la atracción, no el show. Se diría improbable verlos ocupar puestos estelares de forma regular, aunque los últimos años de la «SBG Era» de ROH demostraron que una promotora yanqui de primer nivel puede basar su producto en nombres mexicanos, cuando La Facción Ingobernable portaba allí los principales cetros. 

La lucha mexicana merece, cuanto menos, un mejor manejo creativo en WWE y AEW. Que, volviendo a las palabras iniciales de Santos Escobar, no se trate de unos tipos enmascarados saltando de lado a lado. 

Más sobre la posible salida de Rush y Dragon Lee de ROH
Twitter: @rushtoroblanco

 

 

LA LUCHA SIGUE...
Suscríbete para recibir un resumen diario de las últimas noticias.
icon

Rafael Indi (Sevilla, 1987) rafaelinaresindiano@gmail.com | @rafael_indi