WrestleMania 35 fue especial por varios motivos. Desde los retiros de Kurt Angle y Batista, a la coronación de Kofi Kingston como Campeón WWE. Pero sobre todo, porque quienes ocuparon el foco principal por primera vez fueron las mujeres. Eso sí, en concreto tres: Ronda Rousey, Charlotte Flair y Becky Lynch. Un buen estelar que no pudo evitar que la realidad golpeara con sus cifras, pues los beneficios no fueron los esperados durante el primer cuarto de 2019 para la compañía. Resultados que provocaron que el impulso a esa «Evolución Femenil» se detuviera desde entonces, como demuestran los siguientes datos.

Los datos que evidencian el freno a la "Evolución Femenil" en WWE 2
WWE

A raíz de un tuit de Stephanie McMahon, quien criticaba la poca cobertura de la mayoría de medios hacia las hazañas deportivas femeniles, Fightful quiso recordar lo siguiente a la jefa de marca de WWE.

«Desde el 28 de octubre, se han realizado 42 episodios de Raw. El total de duración de todos los combates que se airearon en televisión nacional es de 35 horas, 36 minutos y 39 segundos. De ese total, las mujeres representaron 8 horas, 51 minutos y 11 segundos; un muy bajo porcentaje del 21.4 del total.

«Mucha gente diría que Ronda Rousey fue muy promocionada e impulsada por WWE, así que me intrigaba ver si habría diferencias una vez Rousey se fue de vacaciones, tras WrestleMania. Antes de WrestleMania, las mujeres estuvieron en pantalla 5 horas, 37 minutos y 22 segundos; 27.5 del porcentaje total entre Evolution y WrestleMania. Tras WrestleMania, hasta el momento, las mujeres llevan en pantalla unas 3 horas, 13 minutos y 49 segundos; un porcentaje del 21.4. Aunque los números no pueden asegurar que Rousey fue la razón para que las mujeres tuvieran más tiempo en pantalla, parece claro asumir que algo tuvo que ver».

La división femenil, entre Evolution y Arabia Saudita

Una gran muestra de que esta cacareada apuesta por las gladiadoras sólo respondió a una demanda del momento, sin suponer una transformación profunda, reside en el hecho de que como desagravio por el acuerdo con Arabia Saudita, país que prohibe competir a mujeres, WWE decidiera armar Evolution. Un PPV exclusivo para ellas, que este año tendría lugar sólo si Rousey regresa para entonces a la competición.

Por otra parte, comprueben el trato que recibe el Campeonato Femenil de Parejas. Cetro que, casualmente, al igual que toda la división, cayó en la inopia después de WrestleMania 35. Porque, se argumenta que la «Evolución Femenil» carece de rentabilidad, pero algunas luchadoras ni siquiera tienen la oportunidad de demostrar lo contrario. Pregunten a Sasha Banks.

Los datos que evidencian el freno a la "Evolución Femenil" en WWE 3
WWE

Y la caída seguramente sería más acusada sin la popularidad de Lynch. Pese a que no pueda considerarse una gran taquillera como Rousey, «The Man» está sosteniendo la división gracias a las reacciones que genera, bastante mayores que prácticamente cualquier talento varonil. De ahí que se plasmara en las pantallas su relación con Seth Rollins.

Hablamos de