Cual leyes del karma, tras la decisión de seguir adelante con sus shows televisados, pasando por encima de cualquier medida de distanciamiento social, WWE ha visto las bajas de sus dos principales estrellas: Becky Lynch y Roman Reigns. Mientras la primera se debe a una maternidad, el motivo de que llevemos sin ver a "The Big Dog" en las pantallas del Imperio McMahon desde marzo supone una consecuencia directa del coronavirus, al igual que sucede con Sami Zayn.

Y si bien WWE evita hablar de Reigns en televisión, Otis no omitió dicha razón por la que el samoano se ha autoexcluido de las grabaciones, durante una entrevista concedida a Sportskeeda.

Otis
WWE

 

► Roman Reigns contra el "abrazo de oso"


«A Roman lo quiere todo el mundo. La compañía sigue adelante, el tren sigue en marcha. No puede decirte cuántas veces ha sido un placer tenerle cerca. Para un tipo que está en su mejor momento, todo el mundo lo ama de verdad. De verdad lo echamos de menos. Hay muchas risas entre bastidores que echamos en falta sin él. Cuando vuelva, va a ser incluso más dulce. Le voy a dar un buen abrazo de oso cuando lo vea. Un buen achuchón. No muy fuerte, pero sí un pequeño achuchón. No le gustan mucho mis abrazos de oso. Pero, sí, será genial verlo de vuelta y espero que está manteniéndose a salvo, nene».

El último combate televisado (véase, oficial para WWE de cara a sus historias) de Reigns se remonta a Super ShowDown 2020, donde batió a King Corbin dentro de una Jaula de Acero. Mientras, su más reciente aparición se remonta al episodio de SmackDown del 20 de marzo. Entonces, Reigns mantuvo un careo con Goldberg durante la firma del contrato del combate que nunca llegaron a disputar, pues finalmente "The Guy" se apeó de las grabaciones de WrestleMania 36, siendo sustituido por Braun Strowman.

Los plazos para una vuelta de Reigns resultan complicados de trazar. Mientras Donald Trump defiende el uso de la hidroxicloroquina e invita a la gente a inyectarse desinfectante, EEUU lleva tres semanas en el pico de contagios, y por ahora el aplanamiento de la curva no es ostensible. Una vacuna decidiría a Reigns a retomar su trabajo, aunque parece complicado que como mínimo hasta finales de año esta no esté disponible.

Roman Reigns
WWE
Hablamos de