En el episodio de ayer de Monday Night Rawobservamos los últimos desenlaces en las rivalidades camino a Super ShowDown y el esperado y bien recibido regreso de The Undertaker.

A continuación te exponemos todos los pormenores en lo bueno, lo malo y lo extraordinario de Monday Night Raw.

Resultados Monday Night Raw (3-6-19) — Undertaker espera a Goldberg

Ver también: Lo bueno, lo malo y lo extraordinario de NXT TakeOver XXV

LO BUENO

Becky Lynch, la salvadora de la división femenil

Ante la carente división femenil, Becky es la única que luce como verdadera estandarte de la división. En su mano a mano, Lacey Evans y Charlotte lucieron poco, muy poco, de su potencial luchistico. El estilo WWE de crear paradojas está más que claro que no funcionará.

Por otra parte, la división por equipos luce completamente en el limbo, sin retadoras serias y que puedan exigirles a las actuales campeonas, y cuya credibilidad está por los suelos. Ayer nuevamente The IIconics, en esta caso Peyton Royce, sucumbió frente a Nikki Cross, quién fue apoyada en todo momento por Alexa Bliss.

¿Quiénes podría reformar la división?

Samoa Joe, el destructor

La rivalidad contra Rey Mysterio comenzaba a tomar bueno matices. Sin embargo, la lesión del astro mexicano dejo está a un lado. El segmento fue breve, pero conciso.

Rey entregó el título a Samoa Joe, algo raro pues pudieron haberlo dejado vacante y organizar algún torneo para buscar nuevos contenientes. Joe le agradeció de manera violenta noqueándolo con su Coquina Clutch. Pese a estos breves momentos de rudeza, junto a Drew McIntyre y Brock Lesnar, son los únicos rudos con total credibilidad en el elenco de Raw.

¿Quién debe ser el próximo retador al Campeonato de Estados Unidos?

Brock Lesnar masacra a Seth Rollins

Miz TV fue corto y ciertamente algo incoherente con Seth Rollins y Brock Lesnar, al igual que Baron Corbin quedó como un contendiente adecuado y siguiendo la linea que marca el maletín de MITB, como un oportunista de primera.

Aunque tiempo después en el programa se comprobaría lo que todo mundo dedujo, no hubo canjeo, pero si hubo golpiza para Rollins. Lesnar sin mucho, y con el sello de siempre, sigue marcando mucho más la diferencia que cualquier luchador en activo al 100%.

LO MALO

Rivalidades y segmentos flojos camino a Super ShowDown

Se entiende que la lucha libre es un deporte espectáculo, pero cuando la parte deportiva y la parte de entretenimiento son malas, ya hay un problema.

Además de que Super ShowDown es celebrado en tierras árabes, con lo cual anticipadamente se sabía que no se contaría con todo el elenco. Las rivalidades no fueron del todo llamativas, ni mucho menos bien trabajadas, incluyendo la históricas de Triple H vs. Randy Orton, o la inédita entre The UndertakerGoldberg.

El segmento de Bobby Lashley y Braun Strowman, al igual que el segmento/lucha de Lars Sullivan y Lucha House Party, careció de total credibilidad. Lo único rescatable en cuanto segmentos fue el de Bray Wyatt y su Firefly Fun House, con la marioneta diabólica de Vince McMahon.

Mientras que, Shane McMahon y Roman Reigns siguieron sin convencer, pues Shane sigue quedando mal como rudo y de no ser por la intromisión de Drew McIntyre, quizá esta sería la peor rivalidad camino a Super ShowDown.

¿Podrán cumplir las expectativas esperadas estas respectivas contiendas en Super ShowDown?

LO EXTRAORDINARIO

La sentencia de The Undertaker

Francamente lo mejor de la noche, junto al mano a mano de Cesaro y Ricochet, esto fue de lo mejor del programa.

La presencia de The Undertaker valió la pena, un discurso ordinario en él, pero con matices de una exigencia máxima para Bill Goldberg, pues es un mano a mano inédito.

El Fenómeno dio a entender que esto será como en los viejos tiempos, el todo por el todo en el ring, sin piedad alguna.

¿Podrá Goldberg vencer a The Undertaker en Super ShowDown?

Advertisements

Hablamos de