Chris Jericho confesó hace algunos meses que WWE no trabaja bien con otras empresas. Unas palabras difíciles de juzgar todavía, cuando los nuevos contratos de NXT UK, por ejemplo, están cosechando numerosas críticas. Veremos si, como señalaron algunos, la escena independiente acaba engullida por el gigante del entretenimiento deportivo. Y el temor, sea infundido o no, parece que se instala en ciertas promociones, a tenor del futuro a corto plazo de Trevor Lee. Porque ahora sabemos que este luchador no llegará al producto McMahon en enero.

Las "indies" vs. WWE: otro talento no llegará al producto McMahon en enero 1
Trevor Lee como Campeón de la División X de Impact el pasado año – Impact Wrestling

Mike Johnson de PWInsider adelantó en noviembre que Lee abandonará Impact Wrestling. Y que su próximo destino apuntaba a ser WWE. Una contratación seguramente anunciada para enero, junto a la de otros nombres. Pero ayer, bajo el último boletín del Wrestling Observer, Dave Meltzer señala que el joven gladiador no llegaría a la compañía para entonces. ¿Motivo? El siguiente tuit de Pro Wrestling Guerrilla.

«¡Trevor Lee enfrentará a Jeff Cobb por el Campeonato Mundial PWG el 18 de enero!«

Situación similar a la de Shane Strickland, que recogimos la semana pasada. Lucha Underground impide de momento que Killshot (nombre con el que compitió allí) firme con WWE. Una cláusula de su contrato sin determinar debe quedar resuelta. De este modo, continuará dentro del circuito independiente al menos hasta febrero.

Lucha Underground impide un fichaje de WWE

Sin embargo, diríamos que resulta cuestión de tiempo que Vince & Cía acabe por hacerse con ellos. O tal vez la estrategia de las «indies» sea más aguda de lo que pensamos. Teniendo en cuenta la cantidad de talento existente, y el dinero disponible, WWE podría cansarse de esperar y poner sus ojos en otros nombres. Luchadores hoy día no faltan… Especialmente si Lee y Strickland no son juzgados carne de estelar dentro del elenco principal. Algo que echando un vistazo a sus físicos, bastante lejos del prototipo de «top guy», queda patente.

Hablamos de