Lana pasó parte de su infancia en la República Socialista Soviética de Letonia. Aunque se promociona como rusa y precisamente en la entrevista que puede leerse a continuación habla de este país, fue en realidad en Letonia, cuando perteneceía a la Unión Soviética, donde vivió varios años cuando era pequeña dado que su padre era misionero.

Tanto ella como Rusev fueron invitados al Chasing Glory with Lilian García. En este podcast, la luchadora confesó cómo era su vida durante dicha época.

«Si pensaban que pesabas más de lo debido o que eras fea, te sacaban de la escuela de ballet. A una de mis mejores amigas, cuando tenía 13 años, le dijeron: ‘La naturaleza no ha sido buena contigo’. Si acababas en segundo lugar eras literalmente la primera perdedora. El punto de vista sobre la vida es muy diferente. Ahora soy encantadora, pero cuando era una villana me era fácil porque me criaron así.

«Tengo padres estadounidenses y dio gracias a Dios por eso. Allí me tiraban zapatos y me decían: ‘¡Estúpida vaca gorda eres patética!’. Creo que todo eso afectó a mi vida más de lo que me doy cuenta. En Total Divas pueden ver que quiero gustar a los demás. Quiero encajar porque siempre sentí que no encajaba. Me daban notas más bajas solo porque era estadounidense.

«También tuve transtornos alimenticios. Me hospitalizaron con 17 años. Tenía trastornos alimenticios muy graves. Era bulímica y anoréxica. Cuanto tenía 14 años contaba las calorías que comía. No comía más de 400 calorías al día. Ponía notas al lado de mi cama con insultos hacía mí misma«.

También relató cómo fue regresar a Estados Unidos y cómo le afectó en su nueva vida lo vivido entonces.

«Me sentía extraña en Estados Unidos. No encajaba con la gente blanca de clase media. Mi primer año de universidad fue muy difícil. Empecé a vivir como una persona normal y gané 30 libras. Cuando quise apuntarme a ballet en Florida me pidieron que bajara de peso. Los transtornos alimenticios volvieron a empezar en mi primer año. Pero en el verano después de mi primer año me traté con una terapeuta increíble. Eso cambió mi vida«.

Rusev y su frustración: “Hago lo mejor que puedo y nada cambia”

Hablamos de

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of