La situación de Tyson Fury en WWE no es la misma que la de Cain Velásquez. Ambos van a luchar en Arabia Saudita a finales de mes pero mientras que el boxeador solo hará una aparición en la empresa, el peleador está dando comienzo realmente a su carrera en los encordados. Quizá no vaya a trabajar a tiempo completo; ni las lesiones ni el tiempo que quiere dedicar a su familia se lo van a permitir, pero quiere intentar conquistar la lucha libre como hizo con las MMA.

Por otro lado, sí que es verdad que en este momento conocemos un poco mejor el acuerdo al que «The Gipsy King» llegó con el Imperio McMahon, el cual abandonará después de su primer combate. Porque entonces se centrará de nuevo en el boxeo. En concreto, en su posible revancha con Deontay Wilder en febrero de 2020, que todavía no se ha confirmado, pero que Fury ha exigido después de que ambos empataran en un encuentro por el Campeonato de Peso Completo del Consejo Mundial de Boxeo en diciembre de 2018.

Embed from Getty Images

► Pero antes, Tyson Fury en Crown Jewel 2019

Y precisamente su participación en el evento en tierras saudíes tiene preocupado al púgil inglés en relación a su carrera como boxeador. Dave Meltzer lo explicó en Wrestling Observer Radio:

«Lo que les preocupa de este combate es que se vuelva a abrir el terrible corte que sufrió en su último encuentro de boxeo. Porque si eso sucede podría poner en peligro el combate en febrero, que es un combate enorme, con muchísimo dinero. Así que están preocupados, pero igualmente la lucha se va a hacer».

Como señala el editor, es la misma razón por la que el promotor de Fury está preocupado. Tienen claro que van a ganar mucho dinero en una revancha con Wilder, que sería uno de los combates más grandes del próximo año. Además de la posibilidad de coronarse de nuevo y de vencer a un boxeador que parece invencible. Por eso, que el mismo pueda correr peligro no les hace ninguna gracia. Ahora queda esperar que todo vaya bien.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de