El luchador emblema de AAA, La Parka, se presentó el día lunes 30 de septiembre a luchar en la Unidad Deportiva Pabellón, de Guaymas, Sonora, haciendo equipo con Abismo Negro Jr. para enfrentarse a Rey Escorpión y La Parka Negra en el evento estelar de la velada.

Durante la acción, La Parka pateó accidentalmente a su compañero, Abismo terminó molesto con el huesudo oficial y lo fauleó. Sin embargo el réferi no se percató del hecho y permitió que Parka Negra lo planchara para la cuenta de tres, dando el triunfo a los rufianes. Después entre los tres rudos atacaron a La Parka. De vestidores tuvo que venir Octagón Jr. para salvarlo haciendo las delicias de los presentes.

Lucha triple AAA en Guaymas.

Posted by Periodico El Autónomo on Monday, September 30, 2019

La Parka es víctima del crimen organizado

Tras terminar su labor, ya avanzada la noche, y saludar a los aficionados, el gladiador, que iba con dos de sus hijos, prefirió pernoctar en un hotel de esa ciudad. Estando en el hotel, recibió una llamada telefónica que intimidó al gladiador al decirse integrante de un cartel local, amenazándolo a él y a su familia en su integridad física de no seguir las instrucciones que le daban.

Al gladiador lo obligaron a abandonar el hotel e ir a otro que le indicaron, quedándose con su teléfono para estar en contacto con él. La Parka aceptó para privilegiar la seguridad de sus hijos que se quedaron en el hotel al que originalmente habían llegado. 

La Parka es víctima del crimen organizado
La Parka es víctima del crimen organizado

De acuerdo a información del diario local El Imparcial, otro luchador local (al cual no identifican) fue notificado del secuestro del gladiador y sus dos hijos. Además le solicitaron un millón de pesos. El gladiador sólo atino a decir que tenía setenta mil pesos y que haría lo posible por conseguir el resto. Entregó dicho anticipo a los hampones.

Al mismo tiempo fue notificada la Unidad Estatal Antisecuestros de la Fiscalia de Justicia del Estado, quién localizó sano y salvo al gladiador y a sus dos hijos. Haciéndoles saber que en realidad nunca estuvieron en riesgo, y que fueron víctimas de un engaño telefónico y una extorsión, evitando el pago del resto del supuesto rescate.

Los números telefónicos de donde recibieron los mensajes tenían lada de otros estados (Coahuila y Baja California). Las autoridades manifestaron su compromiso de dar con los responsables. 

 

Hablamos de