El pasado viernes en SmackDown, la primera jornada del WWE Draft ofreció varios momentos destacables, obviando los traspasos entre marcas: un Roman Reigns vs. Seth Rollins que condujo a una nueva aparición de Bray Wyatt, la segunda implicación de Caín Velásquez en un show de WWE y un duelo entre Bayley y Charlotte Flair por el título femenil de la marca azul. Que por encima de todo, tuvo de gran protagonista a «The Hugger», quien reconquistó dicho cetro y mostró una nueva imagen y definitiva actitud ruda. Cambio que parece se consumará con una entrada al ring acorde, de la que quizás ya tengamos un avance.

Bayley
WWE

Durante un WWE Live celebrado ayer en Odessa (Texas), Bayley salió a escena de la siguiente manera.

► El último paso para la nueva Bayley


Atrás quedaron los muñecos inflables que la luchadora destrozó, hacha en mano, en SD. E igualmente, su música habitual sufre un apagón (algunos asistentes pensaron en Bray Wyatt), para ser sustituida por otra más potente, que por cierto, recuerda mucho a la de The Rock. Tema que ya pudo escucharse tras su victoria el viernes sobre Charlotte.

Bayley hizo equipo con Tamina, enfrentando a la dupla que formaron Becky Lynch y «The Queen». He aquí los resultados, cortesía de Fightful.

The Viking Raiders derrotaron a The O.C.

Shinsuke Nakamura venció a Ali para retener el Campeonato Intercontinental

The Revival batieron a The New Day para conservar el Campeonato de Parejas SmackDown

Roman Reigns tumbó a Erick Rowan

Chad Gable venció a King Corbin

Becky Lynch y Charlotte Flair derrotaron a Bayley y Tamina

Seth Rollins venció a Bray Wyatt por descalificación para retener el Campeonato Universal

El impacto de este paseo por el lado salvaje de Bayley está siendo muy sonado. No a los niveles que habría llegado uno de John Cena, por supuesto, pero recordemos que durante muchos años, la examiga de los niños fue considerada una versión femenil de «The Champ».

Y su personaje necesitaba un revulsivo, cuando curiosamente, hoy día, este término siempre resulta sinónimo de paso al bando rudo. O al menos, al bando «tweener». Compruébenlo con los cambios sufridos por Lynch, Tommaso Ciampa, o Io Shirai.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de