La Lucha-Verdad: La historia de la lesión de Cheerleader Melissa.

Por | | ,

La aparatosa herida que Cheerleader Melissa sufrió en la pasado función de Shimmer

Por Darkangelita.

Dan Murphy es uno de los principales colaboradores del ProWrestling Ilustraded, el pasado fin de semana fue a Chicago para asistir a las grabaciones de Shimmer y poder entregarle a Cheerleader Melissa el reconocimiento que la prestigiosa PWI le concedió por encabezar el Top50 de la lucha femenil. Al estar en el área de vestidores fue testigo de la aparatosa lesión que la misma luchadora sufrió en su encuentro contra LuFisto. Aquí les presentamos un resumen de lo que compartió en el blog de la publicación:

“El sábado por la tarde, me presenté ante Cheerleader Melissa con una placa por ser nombrada la número uno en el 2013 «PWI Female 50». El domingo por la tarde, estuve a su lado en un hospital en los suburbios de Chicago, cuando el médico cosió 10 puntos para cerrar un corte desagradable en su ceja izquierda.

Es curioso lo rápido que lucha libre puede llevar a una persona de un lugar estelar a la sala de emergencias.

Hacer el viaje desde Buffalo, NY, a Berwyn, IL, los fines de semana para ver las funciones de SHIMMER (cuatro grabaciones de DVD en un lapso de dos días, o alrededor de 16 horas de lucha libre durante una maratónica sesión) se ha convertido en un punto culminante en mi calendario de lucha libre.

El domingo por la tarde, estaba sentado en un área cerrada detrás de cámaras. Sentado a mi lado estaba Lisa Marie Varon, ex Victoria / Tara. SHIMMER Volumen 60 estaba llegando a su fin, ya que la dos veces Campeona SHIMMER, Cheerleader Melissa, defendió el título contra LuFisto en una lucha increíble. Melissa y LuFisto luchaban en la esquina, de espaldas a donde estábamos sentados, cuando LuFisto atrapó Melissa con un codazo en la cara. Melissa se ​​defendió, levantando LuFisto sobre sus hombros. Pero antes Melissa cayó y golpeó LuFisto con los hombros en la lona, LuFisto ejecutó una rana inversa, Melissa la revirtió.

Me encogí. Se veía como Melissa había golpeado con fuerza su cabeza en el ring. A través de la masa de pelo que cubre su rostro, me pareció ver la sangre que empezaba a correr por su frente. ¿Era la sangre o era sólo el pelo enmarañado de sudor? Tuve un mal presentimiento y me puse de pie, estirando el cuello para tratar de ver si estaba herida,  para ver al réferi preguntarle cómo está. Vi a Melissa como con cautela tocó su frente y vio su mano roja de sangre.

Cheerleader Melissa sangra abundantemente / Foto de Kristine Rope

«Ella se rompió algo», le dije a Lisa, que se ​​inclinó para mirar como Melissa levantó la cabeza. La sangre empezaba a rodar por su rostro. Oí jadear Lisa » oh no».

Corrí detrás del escenario. El equipo que observaba el desarrollo de la función en la pequeña pantalla no se daba cuenta de que estaba sangrando todavía. «!Esta sangrado Melissa!» Me dijó Allison Danger, quien estaba cerca del monitor. » Su cabeza. Se ve mal». En ese momento, Melissa había conseguido volver a ponerse en pie y la sangre que corría por su rostro era visible por la cámara.

La lucha libre puede ser un negocio mercenario donde la gente compite por un lugar en el cartel. Pero cuando alguien se lastima, el vestuario está unido en preocupación. Es una fraternidad muy unida, y si un luchador lesionado, todo el mundo se apresura a ayudar si pueden.

Afortunadamente, la lesión de Melissa no fue tan grave como me temía. Ella se había reventado la ceja por el codazo. No hubo conmoción cerebral o lesiones adicionales. Ella fue capaz de terminar la lucha, y llegó a través de la cortina donde encontró a una docena de nosotros agrupados en torno a ella, dispuestos a ofrecer agua, toallas y vendas.

Yo no soy un miembro de la empresa, pero la familia SHIMMER ha sido tan acogedora conmigo a través de los años que me siento como si yo fuera parte de la tripulación. Varias personas se ofrecieron para ayudar. Algunas fueron invitadas a ayudar a Melissa en su limpieza y a cambiarse. Se le pidió a alguien que cuidara su mercancía cuando comenzara el intermedio. Se me pidió que la llevara al hospital.

Conduje Melissa a un hospital cercano y esperé con ella en la sala de emergencias. «Esto es el tipo de cosas que los fans nunca llegan a ver», dijo Melissa. A pocos kilómetros de distancia, Cheerleader Melissa era un personaje icónico, una campeona recientemente honrado por ser la mejor del mundo en lo que ella hace por una revista internacional. Pero en ese cuarto de hospital, no era más que Melissa Anderson, una de tal vez tres docenas de personas esperando para ver a un médico en un domingo por la noche en los suburbios de Chicago.

Melissa recibió sus puntos de sutura, y se apresuró a regresar justo a tiempo para que ella hiciera una aparición sorpresa, interfiriendo  en el evento estelar y costarle a LuFisto su lucha contra Mercedes Martínez. Melissa terminó con una cicatriz, pero aparte de eso, estaba bien.

Como traje a Melissa para volver a la Arena e inmediatamente se precipitó hacia afuera, con la intención de volver al ring, se me ocurrió que yo tenía un punto de vista único de todo el incidente: desde ver a la multitud alertada, hasta ayudar a atender Melissa y como otros, evaluar el daño, hasta sentarse a su lado para ver como un cirujano la cosió, y el regreso juntos. Había sido un torbellino de máximas emociones: el miedo, el pánico, la preocupación, la compasión, y un alivio embriagador, se había experimentado, en diversos grados, por cada uno en el equipo de SHIMMER.

Esta es la lucha libre. A veces, en una sala de emergencia durante una sombría noche de otoño, es más real de lo que te imaginas.”

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.

6 Comentarios
Lo último
Lo primero Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios