The Undertaker es el amo y señor de las criaturas de la noche y del valle de la muerte. Por sus poderes sobrenaturales se podría decir que no le teme a nada, pero en realidad sí… A dos cosas, por lo que se conoce hasta ahora: a los pepinos y a la cabeza decapitada de un muerto.

Si el día de ayer se supo la curiosa historia de un conductor de Uber que transportó a Brock Lesnar, ahora les compartimos esta historia que es aún más curiosa... y terrorífica.

Su protagonista, además del Undertaker, es el gigantón estadounidense Paul Booth, quien es considerado un destacado tatuador y lo contó en un reciente video para “Inked” acerca de las historias más locas con sus clientes.

Así narra Booth el desagradable momento:

"Estaba en una convención de tatuajes, diría que era a principios de los 90's. Estaba tatuando en el cuarto de mi hotel, estaba trabajando sobre The Undertaker, pero no un tatuaje, sino en realidad con el luchador. Trabajamos en mi cuarto así nadie podría molestarlo.

"Pero mi mánager llegó desde el lugar de la convención diciendo que habían algunos chicos metaleros que morían por conocerme y que tenían un regalo especial para mí.

"Así que subieron las escaleras al cuarto y me dijeron: ‘Tenemos una cabeza para ti’. Y yo dije: ‘¿Una cabeza?’

“Ellos dijeron: 'Sí. Estábamos festejando en un cementerio la otra noche y después de que llovió y hubo un alud de lodo, encontramos una cabeza en el lodo y pensamos que deberías tenerla'. Yo les respondí: ‘Oh, cool, vamos a buscarla’.

The Undertaker regresa y vence a John Cena en WWE WrestleMania 34 (08/04/2018) / WWE©

“Estaba en la cajuela del auto y The Undertaker estaba un poco asustado por todo lo que había pasado así que no fue a verla, pero yo bajé corriendo, porque soy raro y perturbado, entonces ¿por qué no?".

De acuerdo a Booth, la cabeza estaba en una bolsa de basura y la tocó, sintiéndola "dura pero blanda como un huevo duro". Sin embargo, nunca vio la cabeza porque no quiso abrir la bolsa al ver que varios gusanos hacían mover la cabeza decapitada de algún hombre que descansaba en paz. “Cortésmente” declinó el "regalo".

Pero recordemos que el ver cabezas humanas no es el único miedo de "El Hombre Muerto", pues también le tiene "temor" a los pepinos. Tanto, que Owen Hart lo molestaba colocándole pepinos en sus botas de lucha e incluso una vez vomitó al ver un pepino en su té helado, según reveló Paul Bearer, quien se confesó diciendo que cortaba rebanadas de pepino y las pegaba en el sombrero y en los guantes de Mark William Calaway.

The Undertaker se asusta con los pepinos / NYPost.com

Hablamos de