WWE se está esforzando por mejorar el producto que ofrecen en sus dos marcas principales, como puede verse con la implantación de un Director Ejecutivo para cada una. Pero parece que todo esto está haciendo que dediquen todavía menos atención a 205 Live. En el caso de NXT no es necesaria, además de que cuenta con el total apoyo de Triple H, por lo que es una marca siempre bien atendida, con fans muy leales que no se pierden un show. Pero nada de esto puede decirse de la división crucero, manejada entre otras personas por Adam Pearce, productor y entrenador de la marca amarilla. Volvemos a repetir que la violeta parece abocada a su cancelación, y no sorprendería a nadie que se hiciera efectiva en unos meses.

Los luchadores crucero hacen lo que pueden cada semana, tanto luchando como buscando guerra con grandes estrellas, como hizo Drew Gulak al desafiar a Brock Lesnar. Al mismo tiempo, sus compañeros en otras marcas lo defienden, por ejemplo, Bayley sacó las garras por ellos hace unos días. Pero nada parece estar funcionando y la empresa cada vez tiene menos interés en este proyecto que comenzó en 2016.

La lamentable situación de 205 Live: "Es una ciudad fantasma"

Es más, en el reciente Wrestling Observer Live, Bryan Álvarez, editor del Figure 4 Weekly, dice que la Gorilla Position y los vestidores son como «un pueblo fantasma» cuando 205 Live está siendo emitido, comparado con toda la vivacidad que había momentos antes durante SmackDown Live. Esto se debe a que la mayoría de los luchadores y gran parte del staff se retira a sus hoteles una vez acaba el show azul. En backstage se ven pocas personas caminando o platicando, y sólo quedan unos cuantos viendo las luchas.

Informa además que «Vince McMahon no le presta apenas atención», lo cual puede ser una buena noticia para quienes no gustan de las decisiones del mandamás. Pero, de acuerdo a Álvarez, para él y para muchos es «como si 205 Live no existiera». ¿Qué va a pasar próximamente con esta marca?

Hablamos de