La importancia del número redondo

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio
Logo de WrestleMania XXX
Logo de WrestleMania XXX
Siempre se ha dicho que hay que hacer hincapié en los números redondos, y más si se tratan de celebraciones por todo lo alto, como WrestleMania. La edición número 30 del evento de lucha libre más importante del año llega en unos pocos meses, y Vince McMahon y su prole se deben esforzar en que sea un WM que todo el mundo recuerde.
El que sea el 30º aniversario del PPV es un aliciente para WWE, pero también una importante responsabilidad. Aunque parezca mentira, el simple hecho de que el 30 sea un número redondo ya pone más presión sobre el márketing, las ventas en DVD o las propias luchas en el ring. Por si no me creen, repasemos las últimas dos ediciones con una numeración tan peculiar:
-WrestleMania XX. Celebrado en el inmejorable Madison Square Garden (Nueva York). Un evento casi perfecto: buenas luchas de parejas (Evolution, Van Dam-Booker), grandes defensas de campeonatos menores (Cena-Show y lucha crucero), rivalidades profundas (Taker-Kane), luchas controvertidas como Goldberg vs. Lesnar o dos defensas de los títulos mundiales que acabaron en uno de los momentos imborrables de WWE: Benoit y Eddie Guerrero celebrando sus entorchados.
Eddie Guerrero y Chris Benoit WM XX
Eddie Guerrero y Chris Benoit WM XX
-Wrestlemania XXV, o también llamado "25º aniversario de WrestleMania". Celebrado en el Reliant Stadium (Houston). Pese a ser las bodas de plata del magno evento, las cosas no salieron como todos esperaban. A excepción de la lucha entre Hardy Boyz, la sorpresa de CM Punk con el maletín o el magnánimo Undertaker vs. Shawn Michaels, el evento tiró más hacia el fiasco que hacia el éxito: un main-event soso (Triple H vs. Randy Orton), una lucha de mujeres en la que gana un hombre (Santina Marella), una lucha de 25 segundos (JBL vs. Rey Mysterio), etc. Un WM que no pasó a la historia por su calidad conjunta, y debió haberlo hecho.
Triple H ganando el WWE Championship ante Randy Orton en WrestleMania 25 / Photo by: Ed Schipul - Creative Commons License
Triple H ganando el WWE Championship ante Randy Orton en WrestleMania 25 / Photo by: Ed Schipul - Creative Commons License
Vistos dos ejemplos tan distintos, queda patente que la empresa de McMahon necesita un cartel potente, con buenas historias y grandes nombres, sin "frikadas" ni experimentos, para que su próximo WrestleMania sea considerado como uno de los mejores de la historia.
En Twitter: @MikeMaestre - @TunantesD
Anuncio