La historia no contada detrás de All In y sus datos recopilados en la presente fueron extraídos de las declaraciones de Cody y los Young Bucks a Talk Is Jericho en el episodio del 22/08/2018.


Todo inició con un tweet. O al menos los impulsó. Dave Meltzer comentó que dudaba de que un evento independiente, organizado por quien fuese, llenara una arena con diez mil butacas. Cody respondió con un "reto aceptado". Pero ya lo venía pensando desde hacía unos meses en compañía de los Young Bucks: un show donde se reuniría la élite indy, promocionado sólo por ellos tres.

La confianza para ceder ante esta idea llegó con el gran éxito del Bullet Club y el particular momento que está atravesando la escena. Pero si le preguntas a ellos, su canal de YouTube Being the Elite y aquella invasión en las afueras de Monday Night Raw fueron la gota que colmó el vaso y jugó el papel protagónico en todo esto.

¿El nombre? ALL IN. Un término —que entre discusiones sobre cómo debería llamarse el evento, fue sugerido por la hermana de Cody—que no sólo hace alusión a la inclusión, sino que también refleja el paso adelante del circuito y realidad que se está viviendo: no es necesario pasar al mainstream para hacer dinero y vivir cómodamente de la lucha libre. 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=hUmSX7zkxfQ?controls=0&showinfo=0]

Antes de hacerlo oficial, y pese a dejar pistas de tanto en tanto, pensaron en buscar sponsors. Sin embargo, pronto se darían cuenta de que lo mejor era que lo organizaran por su cuenta. Financiarlo no era un problema; mal no les iba económicamente y el trabajo no les faltaba. Pero que era un movimiento arriesgado, no había duda. Y así se los hicieron saber los oficiales de ROH y NJPW.

Tabla de contenidos

Técnicamente, al hacer este show estarían violando las reglas contractuales, ya que tanto los hermanos como "La Pesadilla Americana" están sujetos a contratos exclusivos. Lo que habla muy bien de sus empleadores y las libertades que otorgan.

Ni siquiera ambas compañías asociadas tenían en planes efectuar un evento de semejante tamaño, y por tal motivo veían con desconfianza la posibilidad de que los diez mil asientos tuvieran ocupantes durante la gran cita. En consecuencia, los directivos se ofrecieron a cederles todos los talentos que el trío quisiera.

Cody y los Bucks no quisieron sponsor, pero cuando hicieron público el anuncio y la fecha —entre las opciones, se consideró Ontario y Long Beach—, las ofertas de sponsors empezaron a dispararse como gotas de lluvia. Algunos se ofrecieron a "pagar todo", pero no lo aceptaron porque de ese modo "matarían el espíritu" de todo el movimiento. Por lo tanto, no aceptaron dinero; cada centavo fue financiado por ellos.

La historia no contada detrás de All In 1
Cody y los Young Bucks. Esta es la historia no contada detrás de All In.

Una de las ofertas fue la de Cracker Barrel, una de las cadenas más grandes de los Estados Unidos. Con ésta acordaron un servicio de comida para el evento, sin dinero de por medio. Otra empresa de mecedoras quiso invertir con el fin de poner sus sillas en ringside. No aceptaron. Sí consiguieron un acuerdo con el local de comidas Fridays, que les cocinaron especialmente para ellos en las instalaciones centrales.

Revisaron sus calendarios y las fechas libres. El viernes 7 de julio, el fin de semana del día del trabajador en EUA, estaba libre. Era muy pronto. Se decidieron entonces por el 1 de septiembre. Evaluaron cuatro arenas. Se manejaron por e-mail y con muy poca ayuda. Se decidieron por la Sears Centre Arena.

Todos los que se enteraban de los planes para All In, fuesen promotores o luchadores, los admiraban por las agallas a tomar tamaño reto. Un experimentado promotor incluso les imploró por su propio bien que no pusieran los tickets a la venta un domingo, y que, si lo hacían, antes tenían que vender entradas anticipadas. Vince McMahon en persona lo dijo: septiembre es el peor mes para promocionar shows.

Llegó el domingo, el día de la venta de entradas. El trío, acompañado por algunos talentos anunciados para All In —que se reducía a unos pocos nombres, incluido el Presidente de la NWA, Billy Corgan—, realizó una pequeña conferencia de prensa de presentación. Marty Scurll tuvo un ataque de nervios. Para ellos fue "desastrosa", pero "divertida". Habían más fans que prensa... bueno, la perfección es imposible.

Y llegó el momento decisivo. La ansiedad empezaba a florecer. Y el contrarreloj empezó... las entradas ya estaban a la venta.

La historia no contada detrás de All In 2
Las entradas se vendieron un domingo, el peor día para hacer negocios.

Los Bucks y Cody se empezaron a pasear allí donde estaban, nerviosos. Uno de los Jackson miraba los mensajes en Twitter para hacerse una idea del movimiento de entradas. Uno de los presentes dijo, "este es un momento histórico". Sacó un celular y empezó a filmar. Y llegó la primera noticia. Alguien soltó "¡Dios mío! ¡El ringside se ha agotado en 30 segundos!". He allí el primer indicio. Uno de Jackson puso en el grupo: "se están vendiendo rápido".

Estaban todos alerta. El grupo de los amigos era mensaje tras mensaje. Esperaban novedades y las tuvieron: una actualización decía que, aparentemente, habían vendido 3.000 tickets en diez minutos. Esa información bastó para que algunos supieran que ya iba a ser un rotundo éxito, pero los más pesimistas esperaron un poco más para más detalles.

La esposa de Matt Jackson pudo ingresar a la web para reservar después de un rato de búsqueda y el cartel de "no hay entradas disponibles". Buscó por las mejores entradas disponibles y los resultados le arrojaron que eran las de 28 dólares; las más baratas. Pero no terminó ahí, porque cuando hizo click para comprarla, no la redireccionó. Lo intentó sin resultados. Casi media hora después, otra vez: "no hay entradas disponibles".

¿Quiénes eran optimistas y quiénes no? Bueno, Cody no. Matt escribió en el grupo: "vendimos todo". Cody puso "no, no es posible". Matt le explicó el proceso que su esposa había hecho. Les tomó unos minutos confirmar que, en efecto, ese cartel de "No hay entradas disponibles" estaba en lo cierto. Era un sold-out. Llevó solamente 30 minutos. Y sin luchas confirmadas.

La historia no contada detrás de All In 3

"Nunca vi esto con un evento de lucha libre, ¿qué diablos está ocurriendo?", comentó un encargado de la venta del recinto. Ni siquiera con WWE. Con la cabeza en alto, llenos tan rápido no ocurren a excepción de las más grandes megaestrellas musicales. Si hablamos de fans leales, estos se llevan el premio. Se hizo oficial a los 29 minutos. Es decir, esa media hora está redondeada.

Esa misma noche, con la euforia de saber lo que hicieron, Cody y los Bucks se presentaron a la firma de autógrafos organizada para aquellos aficionados que se habían hecho con sus lugares para el 1 de septiembre. Las puertas abrieron y la sala se llenó. Uno de los presentes dio el primer grito: "I'm All In" (estoy dentro). Todos los que se acercaban a Cody le decían lo mismo: "I'm All In"; "No pude conseguir el lugar que quería, pero estoy All In". Cody no se aguantó. Dejó la sala unos minutos y, de la emoción, lloró.


Cartel final ALL IN:

Campeonato Mundial de Peso Completo NWA
Nick Aldis (C) vs. Cody

Lucha especial en mano a mano
Kenny Omega vs. Pentagón Jr.

Campeonato Mundial de RoH
 Jay Lethal (C) vs. Ganador del Over Budget Battle Royale

Marty Scurll vs. Kazuchika Okada

Chicago Street Fight
Hangman Page vs. Joey Janela

Kota Ibushi y The Young Bucks vs. Rey Mysterio, Bandido y Fénix

Stephen Amell vs. Christopher Daniels

Madison Rayne vs. Tessa Blanchard vs. Britt Baker vs. Chelsea Green

SoCal Uncensored (Scorpio Sky y Kazarian) vs. The Briscoes

Over Budget Battle Royale
 Jordynne Grace vs. Moose vs. Rocky Romero vs. Colt Cabana vs. Ethan Page más diez luchadores por confirmar

Starrcast, la mega-convención del fin de semana de All In

No olviden que en SÚPER LUCHAS también estaremos ALL IN. Ustedes también pueden estarlo en nuestra cobertura, mañana por la tarde.

Hablamos de