¿La espera ha merecido la pena? Aún es pronto para lanzar un juicio. Pero el nuevo Bray Wyatt está cosechando respuestas positivas por parte de los seguidores. Cual presentador de un programa infantil, titulado Firefly Fun House, el luchador pareció dar carpetazo a su anterior personaje, al cual simbólicamente destruyó con una sierra eléctrica. Reincorporación a las pantallas que veremos qué depara a Wyatt, pero que, por lo pronto, ya ha propiciado la primera camiseta oficial de ese siniestro show.

WWE

Un indicativo de que WWE apuesta por su nueva aventura creativa, cuando reportamos que hay varios nombres detrás de bastante peso. Uno de ellos, el mismísimo The Undertaker, que sobre oscuridad suponemos sabe un rato. Otro, el de Jack Baker, un reconocido artesano de los efectos especiales que diseñó los títeres de la bruja Abby y el buitre Mercy.

Aunque, según reveló Brad Shepard, accionistas y patrocinadores no reaccionaron tan positivamente a un personaje que parece ejercer de líder de una secta con menores de edad implicados. Sinceramente, es de admirar la imaginación de estos directivos. O más bien, asustarnos un poco por lo retorcido de sus pensamientos, pues seguro que la mayoría de aficionados no tomaron el segmento con tanta suspicacia.

Bray Wyatt en su «Divertida Casa de las Luciérnagas» (22/04/2019) – WWE

Es de suponer que tales quejas habrán sido escuchadas por Vince McMahon, pero al día siguiente, el mismo vídeo se emitió durante SmackDown Live. Debemos pensar pues en una continuidad dentro de la programación para Wyatt, quien no obstante, corre el riesgo de perderse en su propio enigma, quedando como mero personaje de viñetas, al estilo de Breezango. Un problema que ya acusó durante su anterior etapa, y que le impidió aspirar a mayores éxitos.

Aunque, ¿qué ocurrirá si la presión corporativa se hace insostenible? Shepard reportó que inicialmente, la idea pasaba por una reforma de The Wyatt Family, con Lars Sullivan y Nikki Cross de acólitos de Bray. Plan que podría retomarse en última instancia, pese a que Sullivan apunta alto como competidor individual. Ya sea junto a otros talentos o rodeado de marionetas, parece que Bray siempre necesita de complementos para poder sobresalir.

Advertisements
Hablamos de