A mediados de 2017 debutó la llamada primera réferi de la historia de WWE en NXT, Jessika Carr. Fue un buen movimiento por parte de la empresa para dar un paso más hacia la igualdad entre hombres y mujeres. Y desde entonces esta ex luchadora independiente, conocida antes como Kennadi Brink, está trabajando en el Imperio McMahon. Aunque, en realidad, ella no fue la primera, sino Rita Marie Chatterton.

Ahora no queremos hablar de Rita, que abandonó la compañía en 1986 después de una supuesta terrorífica experiencia con Vince McMahon, a quien acusó de violador. No obstante, más de treinta años después, sigue sin haberse aclarado lo que ocurrió realmente. Esta vez nos centramos en Jessika, que próximamente va a dar un nuev paso adelante en su carrera, uniéndose a Friday Night SmackDown.

► La emotiva despedida de Jessika Carr de NXT

La emotiva despedida de Jessika Carr de NXT

Carr fue la réferi en la lucha estelar del programa de la marca amarilla de anoche, que enfrentó a Tommaso Ciampa contra Finn Bálor. Una vez finalizado el combate, cuando las cámaras de televisión se apagaron, el barbudo se quedó en el encordado para anunciar a todos lo siguiente:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=fdBX8_HgWsY]

«En NXT somos una familia y esta noche vamos a perder a un miembro de nuestra familia. Esta es la última noche con nosotros de la réferi Jess. ¡Gracias, Jess! ¡Gracias, Jess! ¡Gracias, Jess! Este viernes, Jess va a hacer un movimiento lateral a SmackDown. Jess, desde el fondo de mi corazon: felicidades. He disfrutado cada milla que viajamos juntos, cada segundo que he compartido el encordado contigo. Eres mavaravillosa, dentro y fuera de este ring, eres una gema en el mundo de la lucha libre».

Entonces, Ciampa abandona el escenario y Carr toma el micrófono.

«Cuando comienzas esta aventura, no necesariamente NXT, pero en el comienzo no sabes a dónde te va a llevar. Cuando comencé esta loca aventura de la lucha libre hace diez años, nunca pensé que sería la primera réferi de la historia de WWE. Porque esa oportunidad no existía. En mi primera noche como réferi, mientras estaba entrenando, de hecho, me dijeron que era lo peor que habían visto y que debería abandonar la lucha libre. Doy las gracias porque no los escuché.

«Y estar ahora aquí, con un micrófono en la mano, frente a todos ustedes, es realmente asombroso. No quiero aburrirles, pero no podría haber hecho lo que hice sin el ‘equipo de cebras’ (el equipo de réferis de NXT). Me apoyaron en cada momento y me dieron la oportunidad de aprender de los mejores de esta empresa. Y ahora puedo inspirar a otras mujeres que están buscando esto, a muchas mujeres, a todas las mujeres, a que hagan lo que quieren hacer, a que sean lo que quieren ser. No importa a dónde vaya, Raw, SmackDown, las cebras de NXT, todos en este edificio: ¡NOSOTROS SOMOS NXT!«.

Hablamos de