Cuando Sasha Banks y Bayley estelarizaron por primera vez un especial de NXT hace dos años, se trató de un acontecimiento histórico. Un año después, cuando Charlotte Flair y Sasha Banks fueron estelaristas en Raw, esto se consideró de nuevo un hito, y en menor medida ocurrió lo mismo con Alexa Bliss y Becky Lynch en SmackDown. Pero esta semana WWE decidió romper todas las marcas.

Por primera vez en la historia, las tres marcas de WWE fueron estelarizadas por la división femenil. Primero, y de manera imprevista, lo hizo Raw con el primer Gauntlet Match de mujeres, seguido de la revancha de Money in the Bank en SmackDown y finalmente el primer Last Woman Standing en NXT.

Se trata de un hecho sin precedentes y un gran paso adelante en la Revolución Femenil, pero no es gratuito. Según especuló Dave Meltzer en Wrestling Observer Radio, esta podría ser la forma en que WWE está capitalizando el éxito que ha tenido en Netflix la serie GLOW,  que sigue el surgimiento de la promoción femenil Gorgeous Ladies of Wrestling en los 80’s y cuenta con la participación de, entre otros, Kia Stevenes (Awesome Kong/Kharma).

En cualquier caso, las mujeres aprovecharon de gran manera la oportunidad recibida. Nia Jax brilló como nunca en el show rojo y Sasha Banks obtuvo su mayor victoria en meses. En SmackDown la dirección creativa volvió a afectar el desarrollo de la lucha, que tuvo menos uso de escaleras y maniobras destacadas que en su edición anterior. Finalmente, NXT se robó la semana con un Last Woman Standing en el que Asuka y Nikki Cross dieron lo que muchos han calificado como una de las mejores luchas femeniles en la historia de WWE, y sin duda la más extrema.

Tras haber visto los tres históricos estelares femeniles de esta semana ¿cuál fue su lucha favorita?

[polldaddy poll=9778757]

Hablamos de