Khabib Nurmagomedov tiene muchas razones para sentirse presionado este sábado cuando defienda su campeonato de peso ligero contra Dustin Poirier en UFC 242: su racha invicta está en juego, una arena que se espera que esté repleta de seguidores y corra el riesgo de perder el título por el que ha trabajado toda su vida. Es por ello que ha dicho «Siento presión por no decepcionar a mi padre».

Su padre estará en su esquina


Pero hay un factor en particular que, quizás por encima de todo, motiva a Khabib a abandonar Abu Dhabi con el campeonato de peso ligero. Es el mismo factor que lo convirtió en un peleador en primer lugar: su padre, Abdulmanap Nurmagomedov, quien estará en la esquina de Khabib por primera vez en el UFC en el PPV.

Khabib ha estado presionando para que Abdulmanap reciba una visa de los Estados Unidos con el propósito de que en su equipo de entrenadores en el UFC, por lo que, como se esperaba, estará feliz de ver a su padre en su esquina el sábado por la noche:

«Esto es muy importante para mí, ¿sabes?. La familia, mi padre, va a estar en la esquina conmigo. Estoy muy emocionado por esto. Siento cómo mi padre se entusiasmó con esto. Será una gran noche para nosotros, mi padre y el entrenador Javier … muy buenas noches … dos grandes entrenadores, y creo que con estos dos tipos, tengo que ganar, inshallah. Esto es muy importante«.

Presión por no decepcionar a su padre


Como sugiere la retórica del campeón, esta necesidad de ganar surge del hecho de que el campeón no quiere decepcionar al individuo más cercano a él:

«Sí, un poco de presión. Siento buena energía; Al mismo tiempo, siento presión. Y mi padre todo el tiempo me da buena energía. Porque él no es solo mi entrenador; él es mi padre, antes que nada. Siento un poco de presión. Y al mismo tiempo, siento una gran energía. Y ya veremos. Ya veremos. Si digo que no siento presión, no es cierto. Por supuesto que siento presión. No quiero molestar a mi padre, la primera vez que estará en mi esquina»

Hablamos de