Si bien Jon Moxley y WWE… o mejor, Dean Ambrose y WWE ya no tienen ninguna historia

► Jon Moxley y WWE: una relación de amores y odios

Acerca de si lamenta no haber abandonado WWE antes:

«Esa es una pregunta interesante. A menudo pienso y me pregunto qué hubiera pasado si me hubiera ido en septiembre de 2015, que fue cuando firmé mi último contrato con WWE. Pero, en ese punto, todavía estaba tratando un poco de hacer las cosas a mi manera y simplemente… nunca se me ocurrió abandonar la WWE realmente en ese entonces. No se sentía que [la situación] fuera real… realmente nunca les acepté toda su mie***, pero me gustaba tratar de ser optimista. Por ejemplo, les agradecía la oportunidad e intentaba aprovecharla al máximo y, ya saben, guardar dinero.

«Pero, a menudo me pregunto qué habría pasado si hubiera tenido la previsión de irme en ese entonces. No lo sé. Podría haber sido peor, podría haber sido mejor, pero, en última instancia, se supone que todo debe funcionar como se supone que debe ser. El momento de, por ejemplo, salir de WWE en el momento en que AEW entró en existencia y fusionarse eso al mismo tiempo, se siente como algo histórico por lo que estoy muy agradecido de que haya sucedido. Espero que sea histórico. Miraremos hacia atrás en unos 5 años y quizá no haya importado, pero, lo descubriremos».

Jon Moxley y WWE
WWE

En la misma entrevista, Moxley señala que la WWE «simplemente no podía entender» que se iba de la empresa, y por eso no sabían si homenajearlo como con las reuniones de The Shield o darle para abajo y humillarlo como los momentos en donde lo hicieron atravesar una mesa y demás, pues él nunca chistó una sola palabra, solamente salió allí a cumplir con sus últimos días de contrato.

Moxley también se burló de cómo Vince McMahon le hacía decir que iba a haberle cosas violentas a sus oponentes, como «¡Te voy a arrancar la cabeza en Hell in a Cell» y al final no había ni una gota de sangre en sus luchas:

«Y cuando digo violencia, no necesariamente significa sillas, mesas y alambres de púas. Significa que estoy tratando de golpearte tan fuerte y meterte el puño en la cabeza. Hay muchos tipos que hacen muchas cosas llamativas. No estoy tratando de haber algún personaje que cante o baile o haga volteretas en el ring. Realmente no puedo, así que ni siquiera voy a intentarlo.

«Yo voy encima tuyo, estoy tratando de lastimarte. Quiero traer esa intensidad y esa violencia y esa agresión a mis luchas, ya sean tormentas de patadas y puños de 3 minutos o de 15 minutos. Así es como me gusta luchar. Así es como estoy naturalmente en el ring. Y no se me permitió ser eso«.

Hablamos de