Jimi Manuwa cayó vencido a manos de Aleksandar Rakic en UFC Estocolmo, él estaba buscando volver a la columna de victorias. Sin embargo, fue derrotado por segunda pelea consecutiva, y extendió su racha de derrotas a cuatro.

Ahora, días después de la pelea. Manuwa ha decidido retirarse del deporte. Anunció su decisión a través de las redes sociales.

Vine a Londres desde Nigeria cuando tenía 10 años en 1990. Crecí en el sur de Londres y tuve locos años de adolescentes llenos de peleas y lecciones de vida. En 2006, tenía 26 años y descubrí el UFC mientras recorría los canales de deportes a altas horas de la noche. De inmediato me capturaron, al igual que a Rampage Jackson, Tito Ortiz, Randy Couture, Shogun eran mis peleadores favoritos y me convertí en fan al instante. Nunca había puesto un pie en ningún gimnasio de artes marciales en mi vida y no tenía planes de hacerlo. En 2008 tenía 28 años y me dije a mí mismo que voy a pelear para el UFC. Me levanté de mi sofá y empecé a entrenar Muay Thai y Jiu-Jitsu Brasileño. No tenía experiencia en artes marciales, pero era un tipo duro del sur de Londres».

Las artes marciales inmediatamente pusieron más estructura y disciplina en mi vida loca. Y me ayudaron a ser una persona mucho mejor de lo que era anteriormente. Tuve mi primera pelea profesional después de 2 semanas de entrenamiento y gané. Dentro de los primeros 2 años, fui el número 1 del Reino Unido, pero el objetivo era pelear para el UFC. Gané todas mis peleas con ko y en 2012 acepté un contrato de UFC después de rechazarlos dos veces con un récord de 11-0 todos por nocauts. He tenido una gran carrera en las artes marciales y las últimas 4 peleas han sido difíciles de perder, no solo para mí, sino para mi familia, que siempre es la primera. He dado casi todos nocauts y he tomado algunos, ese es mi estilo de fanático, pero afecta el cuerpo, especialmente las conmociones cerebrales que no son visibles para el ojo».

«Conocì a muchas personas excelentes en el camino y he viajado por el mundo. Pero es hora de dejar este capítulo y pasar al siguiente. Porque hay una vida después de la pelea y siento que es mi obligación dar más a los deportes de combate que amo fuera de la pelea. Gracias a Dana White y a UFC por permitirme mostrar mis habilidades y gracias a todos mis entrenadores y compañeros de entrenamiento que me han ayudado y enseñado en el camino. Mucho amor para los fanáticos y, por último, mucho amor para mi querida familia. Quienes juntos hicimos realidad este sueño. Manténganse al tanto».

Hablamos de