Si querían alejar aquellas comparaciones con WCW o valoraciones como «copia barata de WWE», desde luego AEW no hizo lo más adecuado al contratar a Tony Schiavone y Jim Ross. Y aunque este último sea el narrador estadounidense de lucha libre más prestigioso de las últimas décadas, a nadie escapa que se encuentra un tanto despistado en su nuevo lugar de trabajo. De hecho, el propio JR confiesa que no está familiarizado aún con los Élite, e incluso cree que su producto ofrece demasiados «flips & flops».

Jim Ross
AEW

► Jim Ross, «Good Ol’ J.R.»


Una expresión (que podríamos traducir como acrobacias o florituras) que suele estar en boca de aquellos detractores de un estilo que se aleja del que siempre han solido practicar los pesos completos, siendo tendencia y objeto de debate dentro de la industria tras aquel Will Ospreay vs. Ricochet del Best of the Super Juniors de 2016.

Y que ahora la recupera Ross para la ocasión cuando, bajo su podcast Grilling J.R. respondió a la pregunta de por qué firmó con AEW.

Alguien me dijo, ‘Bueno, ¿por qué estás en AEW?’ Porque me pagan mucho dinero, y me gusta la gente para la que trabajo, y me gusta la lucha libre y ayudar a estos chicos jóvenes. ¿Hacen demasiadas acrobacias para mi gusto? Sí, para seros sinceros, la verdad es que sí. Pero ya se están alejando un poco de eso, porque este tipo de lucha libre ya no es nuevo. ¿Cuántas veces hemos visto un 450 Splash? Un 620 Splash… Eso ya no es nuevo. ¡No es nuevo!

Así que tenemos que encontrar algo más para llamar la atención de la gente. Puede que un simple combate de lucha libre. Tal vez usar psicología y engancharlos emocionalmente para meterlos de lleno en la historia que se cuenta.

Curiosas declaraciones de Jim Ross, pues tras señalar varios puntos en los que AEW debía distanciarse de WWE, ahora reconoce que al fin y al cabo, lo que hará que los aficionados sigan pendientes de las andanzas de Kenny Omega y Cía no es la calidad luchística, sino en última instancia saber contar (buenas) historias dentro y fuera del ring. Véase, la misma pretensión que persigue McMahonlandia. Porque el público estadounidense que sintoniza con TNT luce distinto al de New Japan Pro Wrestling, por ejemplo.

Jim Ross
AEW

Consejo que, a priori, no responde a algún mal síntoma, pues las rivalidades que se desarrollan camino a Full Gear se están llevando de notable manera. Aunque quizás Ross esté al tanto de los últimos datos de audiencia de AEW Dynamite, programa que pese a vencer por tres semanas consecutivas a NXT, no ha dejado de perder espectadores. Y llegará el momento en que AEW deje de constituir una novedad, verdadero factor tras el hecho de que los jóvenes respalden a la compañía de Tony Khan. Sin embargo, no hay visos de «pájara» a corto plazo.

Hablamos de