Descanse en paz, Masa Saito