Por Gladys Trujillo

Posterior a la contienda que sostuvieron Luis Abregu y Saddam Ali (Abregu perdió por nocáut técnico en el noveno round), llegó el momento histórico de la noche y tal vez del año: Bernard Hopkins contra Sergey Kovalev.

Ambos hombres con diferentes motivaciones: Uno (Hopkins) con las ganas de trascender en la historia como el boxeador que unificó dos divisiones de peso y a la caza del récord invicto de un poderoso ruso. El otro (Kovalev) e la búsqueda de detener el avance de la leyenda de Hopkins. Además, una victoria sobre el «Alien» lo catapultaría a alturas insospechadas.

Embed from Getty Images

La pelea fue estratégica y muy bien desarrollada por ambos, aunque al final se impuso uno sólo.

El primer round no fue de estudio (gracias al dios del boxeo) y aunque cautelosos, tanto Hopkins como Kovalev lanzaron las manos para tantear al rival y tratar de imponer su estrategia.

Dicen que el que pega primero, pega dos veces. Le tocó al ruso ser quien diera la primera campanada del combate al mandar a la lona a Hopkins producto de un gancho corto a la cara.

La potencia de Kovalev se hizo presente pero fue en la única ocasión en que hubo lona de por medio.

Los pasos de cada uno de ellos parecían calculados, los golpes con poder, pero siempre trataron de hacer su tarea sin permitir al otro que avanzara. Nunca rehuyeron de los golpes.

Interesantes acciones, ya que hay otras peleas donde la acción se ve mermada por el exceso de cuidado. No en Hopkins contra Kovalev. La «aplanadora» rusa es un excelente «ponchador» y Hopkins, un maestro del «golpe preciso». Y del juego de cuerdas.

Una de la estrategias más interesantes del «Alien» es el manejo de las cuerdas. Hubo momentos en que Kovalev lo tuvo contra las cuerdas y soltó metralla. Sin embargo, Hopkins rebotó en el ensogado para sacarse los golpes del ruso y así, abrir un espacio para salir y reordenar su ataque. Pocos como él.

Y así tuvo a Kovalev,con buen ritmo de batalla, haciéndolo absorber buenos uppers y ganchos a la cara.

Embed from Getty Images

Kovalev, en entrevista de final de combate, confesó que no buscó el nocáut. Sin embargo lanzó violetos golpes con ambas manos para hacer que el «Alien se fuera a la luna».

La primera mitad del combate fue de Hopkins porque él fue quien mantuvo el paso de la batalla. Fueron sus pies los que marcaron el rumbo de las acciones y sacó un poco de concentración a Kovalev. El «Krusher» respiraba profundamente al final de cada round antes del sexto.

Pero, cual si le hubiera apretado algunos tornillos y apretó el paso. Mantuvo el control de las acciones y conectó a su gusto.

En el doceavo round hubo un momento de intercambio franco y poderoso. Parecía que alguno caería. Sin embargo ambos terminaron de pie.

Campanada final.

Decisión unánime a favor del ahora nuevo campeón unificado de peso semi completo y aún invicto, Sergey Kovalev.

Bernard se quedó a un paso de obtener la unificación de la división semi completa (aunque a Kovalev aún le falta el cinturón de Stevenson) sin embargo, se mantiene como el hombre más fuera de serie en el boxeo mundial. 49 años al máximo nivel.

Sólo un caballero reconocería el triunfo del rival. Cuando a Hopkins le preguntaron si le había hecho falta algo para ganar, habló de los aciertos en la pelea de Kovalev.

Cuando le preguntaron a Kovalev si se le dificultó la pelea dijo que sí, que trató de noquear en el 12vo pero que el «Alien» aguantó valientemente. Sin embargo Kovalev destronó al «Alien» y ahora le queda Stevenson para unificar completamente. Sólo la promotora de

No se les puede reprochar a ninguno, especialmente a Hopkins que ha enfrentado a los boxeadores top de tres generaciones, que no se enfrentaron a los mejores.

 

Hablamos de