Homenaje el 20 de noviembre a Estrella Blanca

Por | | ,

Este próximo domingo 20 de noviembre al medio día, en el parque recreativo Francisco I Madero (a dos cuadras del metro Morelos) se llevará un muy merecido homenaje a la memoria del máximo desenmascarador de la historia de la lucha libre mexicana. Obviamente nos referimos al “santo poblano” Estrella Blanca, quien desafortunadamente se nos adelantó en el viaje eterno hace un año (el 15 de noviembre de 2021). En memoria de esto es que se le hace el homenaje.

En el año 2012, en la edición impresa de SÚPER LUCHAS #445 se publicó una entrevista que Carlos Hernández le realizó al gladiador que tuviera más trofeos en sus vitrinas, aquí recordamos parte de sus declaraciones:

Estrella Blanca con el Campeonato Nacional Ligero

“Empecé a entrenar en 1950, sin maestro. Luché siete veces como Joe Chamaco, pensando que ya era luchador. Entonces me bajaron del ring a patadas por maleta. Llegué al gimnasio y me corrieron, porque era la vergüenza de ese lugar. Me puse a llorar, y a mis catorce años, le pedí a Dios:

“’Señor, yo quiero ser luchador, yo no te conozco. Ayúdame porque yo tengo que ser campeón del mundo’. Entonces llegó alguien y me dijo: ‘¡Órale, chamaco! ¡En lugar de llorar, ya póngase a entrenar!’. Entonces hice el salto del burrito cayendo parado al otro lado. Me quedé sorprendido, porque nunca había podido hacer eso. Para mí fue un milagro. Aquel hombre se convirtió en mi maestro de lucha olímpica, la cual entrené durante tres años consecutivos. Al mismo tiempo cargaba canastas en el mercado o hacía mandados para ganarme unos centavos, con lo que compraba mis entradas a las arenitas para en primera fila ver a los luchadores y aprenderles todo lo que pudiera, desde cómo entraban, cómo salían y hasta cómo se agarraban. En 1955 me decidí a luchar. Fue cuando un amigo de mis hermanos me dijo que me pusiera una máscara, porque estaba re feo: ‘Ponte una, a lo mejor la haces’. Entonces pedí que me hicieran una igual a la del Santo. Me dijeron que igual, no, pero sí parecida, con otro color y algo que la diferenciara. Entonces me pusieron una estrella blanca en la frente, naciendo con ello mi personaje y la buena estrella con la que pude hacer mi propia historia.

Estrella Blanca
Los Estrellas Blancas e Hijo de Clímax | Foto: Carlos Hernández Valdés.

Además de Joe Chamaco y de su nombre, también fue presentado como Estrellita Blanca, debido a ser un peso ligero natural. Sobre sus luchas de apuestas, el gladiador confesó en esa ocasión no recordar mucho:

“No. Han sido tantas, más de trescientas, y junto con alrededor de unas doscientas cabelleras que gané, resulta imposible saber el nombre de todos aquellos con quien aposté mi incógnita. Es un récord mundial que nadie ha igualado.”

Sobre su apodo y su época en la Arena Puebla recordó:

“Allí luché 17 años consecutivos. Cada ocho días se vendían todas las localidades. Lo del Santo Poblano me lo puso don Benjamín Mora padre, un día en que las ventas iban muy bajas debido a que se celebraba a San Sebastián de Aparicio. El promotor dijo que él también tenía su santo: San Estrella Blanca, que le haría el milagrito llenándole la arena. Así sucedió: A las dos de la tarde ya no había boletos, y en la noche no cabía ni un alfiler.”

También recordó a dos de sus rivales: Rizado Ruiz y El Signo:

“Tuve una lucha con él (Rizado Ruiz) por el Campeonato Nacional Ligero, la cual, Rafael Barradas Osorio, en aquel entonces Secretario de la Comisión de Box y Lucha del D. F., calificó como la mejor de todos los tiempos. Luego tuve otra en 1976, contra el mismo zacatecano, en la Pista Arena Revolución, en la que al final la gente no quería que perdiera ninguno de los dos y nos sacaron en hombros, además de premiarnos con un dineral. Mi pago oficial fue de 2 mil 500 pesos. El premio del público fue de más de 70 mil pesos. Otra que recuerdo fue contra El Signo, en la Cancha de San Pedro, en Puebla, por el Campeonato Mundial Ligero. Esa ocasión le pregunté que si se consideraba con categoría para que nos echáramos una ‘lucha a muerte’. El aceptó el reto, quedando para la historia aquella lucha técnica en la que, sin habernos dado un sólo golpe, con puras llaves, castigos y patadas voladoras, ambos quedamos cubiertos en sangre, a grado tal que el médico tuvo que interrumpirnos, declarándose el empate.

Estrella Blanca vs. Raúl Guerrero
Estrella Blanca se llevaba la segunda caída con esta llave a Raúl Guerrero (20 de agosto de 1968).

Todo el equipo de SÚPER LUCHAS les desea éxito en este merecido homenaje a los organizadores y a la familia de la leyenda hecha santo, Estrella Blanca.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.

Suscríbete
Notificación de
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría escuchar tu opinión.x