Unas horas atrás confirmamos que NXT TakeOver: Toronto también está teniendo problemas con la venta de boletos, como le ha sucedido este año a varios PPVs de WWE. Es preocupante, pero no una sorpresa. Es una extensión de lo que sucede con los ratings de los shows semanales. La gente está perdiendo cada vez más el interés por el producto de esta empresa, y si bien la marca amarilla había ido hasta ahora por un camino completamente diferente al elenco principal, en el caso de su nuevo especial no. Aunque siguen siendo los eventos previo pago del mismo los que acusan más este problema.

En los últimos meses hemos hablado de cómo WWE tuvo que hacer ofertas especiales para vender los boletos de Stomping Grounds y Extreme Rules. No ha sucedido lo mismo con SummerSlam 2019, lo cual de alguna forma es comprensible dado que es el segundo PPV más importante del año y los fans saben que van a poder ver un cartel más atractivo de lo habitual. No obstante, parece que este show no detendrá la disminución del interés de los aficionados en el resto del calendario. Y en la empresa lo saben perfectamente.

Hell in a Cell 2019

El 6 de octubre se celebra Hell in a Cell 2019 en Sacramento, California. Nada se sabe todavía acerca del cartel de combates que presentará, pero WWE ya se está preparando para lo peor. Así mismo lo indica Dave Meltzer en el reciente boletín Wrestling Observer, continuando con el tema de la venta de boletos.

"Para el PPV Hell in a Cell del 6 de octubre en Sacramento, que tradicionalmente es un mercado donde WWE tiene buena acogida —incluso cuando esto no es así en el resto del país—de momento no han puesto a la venta las zonas superiores de la arena ni tampoco las que están detrás de la cámara principal".

Advertisements
Hablamos de