Es Steve Austin el luchador más carismático de todos los tiempos, quizá algunos no estén de acuerdo con esto, pero el gran consenso dirá que sí. Sin embargo, el carisma de Austin se generó en la segunda mitad de los noventas, tras emerger Stone Cold, el gladiador despiadado e integro, una especie de The Punisher bebedor de cerveza que vino a revolucionar la lucha libre al llenar de autenticidad a los personajes acartonados y grises que existían. Pero ¿quién era Stone Cold antes? ¿Cómo era Steve Austin en WCW?

Steve Austin en WCW

Curiosa imagen: Eric Bischoff dando la espalda a Steve Austin. Algo que se volvería en un factor fundamental en la historia de la lucha libre.

Steve Austin en WCW llegó a principios de 1991 y su presencia física impactó de inmediato, sin embargo, tras ganar dos veces el Campeonato Mundial de la TV WCW, no pasó mucho con su carrera. Hasta que lo asociaron a Brian Pillman, otra promesa de WCW que no terminaba por despegar. Juntos fueron conocidos como los Hollywood Blonds y durante la mitad de 1993 se volvieron en uno de los mejores equipos dentro de la empresa. Sin embargo una lesión de Pillman en agosto del 93, dejó a Austin a la deriva.

Austin recibió el cobijo del Col. Robert Parker, quien comenzó a guiar la carrera del futuro Stone Cold. Para noviembre de ese 93, tanto WCW como Austin comprendieron que el camino debería ser en solitario, y disolvieron a los Hollywood Blonds con una lucha que ganó Austin en Clash of the Champions XXV. Austin quedó pues, enfilado para una fructífera carrera en solitario.

Su próximo objetivo fue Dustin Rhodes y su Campeonato de los Estados Unidos WCW, el cual conquistó el 27 de diciembre de 1993 durante Starrcade. Sin embargo, por esos días comenzaron los cambios importantes en WCW, y Eric Bischoff comenzó a asumir cargos de poder, y a tener influencia sobre las decisiones que Ted Turner tomaba entorno a la empresa.

Steve Austin mientras tanto, tenía una rivalidad muy importante contra el veterano Ricky Steamboat, quien se había vuelto en una piedra en el zapato. Steamboat le ganó el título en Clash of Champions 94. Pero Austin consiguió que le dieran la revancha para el siguiente PPV, Fallbrawl. 

18 de septiembre de 1994

La lucha pactada no se llevó a cabo aquel domingo, pues el famoso Dragón se lesionó la espalda y no pudo defender el título, así, Steve Austin fue nombrado Campeón por la incomparecencia del titular. Sin embargo, la empresa le tenía una sorpresa deparada: tendría que defender su recién conquistado título ante un rival sorpresa. El oponente misterioso resultó ser el patriota estadounidense Jim Duggan, quién acababa de desembarcar en WCW tras ser muy, pero muy relegado en WWF un año antes.

El futuro Stone Cold no entendía a bien por qué tendría que defender ante alguien que no había hecho méritos. Nick Bockwinkel, que era el representante de la Comisión de Campeonatos WCW, recibía los reclamos, pero no los atendió. Y antes de que Austin terminara de parlotear ya había recibido un tacle de Duggan y la cuenta de tres para perder el título, en uno de los reinados más cortos de la historia de la lucha libre mundial.

 

PRE ALFA STONE COLD

Es difícil definir cuando cambió algo en el mundo, cual es el origen de algo. Sin embargo, algo se debió de comenzar a gestar en Steve Austin aquella noche de septiembre de hace 25 años, pues el gladiador comenzó una espiral en descenso: dos derrotas consecutivas contra Duggan en la revancha, dos lesiones: una en la rodilla y otra en el tríceps; y la infame carta que le envió por correo Bischoff para despedirlo, aduciendo que no era rentable Steve Austin en WCW, además, Bischoff consideraba que Austin era conflictivo.

La espiral lo llevó a trabajar en la muy, pero muy indipendiente ECW, dónde el luchador, gracias a Paul Heyman, pudo sacar todo en los promocionales que grabó para esa compañía, y que serían la carta de presentación de Austin con Vince McMahon a finales de 1995.

Advertisements
Hablamos de