Esta noche en SmackDown Live vimos algo totalmente llamativo y sorpresivo. El gigante Erick Rowan, de imponentes 2 metros de altura, despertó de su ser una ira de una manera que nunca antes se le había conocido. Todo por la situación de Daniel Bryan, quien lo culpa del ataque a Roman Reigns pues Rowan apareció en un video detrás de la estructura metálica que casi mata a «El Gran Perro».

Así lo reseñamos en nuestra cobertura:

Daniel Bryan llega al ring. Se queja de que Roman Reigns es culpable del atentado por asociación.

«Yo he dicho durante todo este tiempo que no he tenido nada que ver con eso. Quizá no quieran escuchar lo que quiero decir, quizá no les caiga bien, pero nadie puede decir que Daniel Bryan es un mentiroso. Yo nunca le he mentido a ninguno de ustedes. Y lo único cierto es que yo odio a los mentirosos. Y por eso exijo disculpas de Roman Reigns, no sólo por acusarme por algo que no hice, no sólo porque me aplicó el Spear, sino porque me ha dicho mentiroso»

Roman Reigns aparece. Pero es atacado en el pasillo por Erick Rowan.

Y sigue masacrando a Reigns.

Rowan toma el micrófono y dice que él no es el títere de nadie. Reta a Daniel Bryan a que suba al ring a golpearlo.

El gigante desafía a Reigns para Clash of Champions. Azota la escalera metálica en la cabeza de Reigns. Bryan intenta detenerlo y se lleva un Clawslam sobre la mesa de comentaristas.

«¡Nunca más!», grita Rowan. Y a Roman Reigns le dice que lo espera en Clash of Champions 2019.

Termina así esta emisión de SmackDown Live. Muchas gracias por acompañarnos en la cobertura. Los esperamos el lunes para Monday Night Raw.

Advertisements
Hablamos de