Hoy, hace 17 años, el viernes 9 de enero de 1998, en la Arena Coliseo, se desarrolló un torneo de ocho parejas llamado Torneo de Reyes, del que surgieron como triunfadores absolutos los entonces bien acoplados enmascarados Mr. Niebla y Shocker, derrotando en la final a Dr. Wagner Jr. y a Emilio Charles Jr. La juvenil pareja de Shocker y Niebla, para alcanzar la final, eliminaron en la primera ronda al dueto de Satánico y Violencia, y ya en semifinales dieron cuenta de los hermanos Negro Casas y Felino.

Por su parte, los junior Wagner y Charles ganaron la primera vuelta a los hermanos Brazo de Oro y Brazo de Plata, y en la siguiente a Blue Panther y a Fishman. Otras parejas que resultaron eliminadas desde la primera fase fueron Atlantis con Lizmark y Signo con Scorpio Jr.

 

Un viernes 9 de enero también, pero de 1949, es decir, hace 66 años, en la función dominical de la Arena Coliseo, la entonces llamada “pareja ideal” de Tarzán López y Firpo Segura obtuvo el triunfo por descalificación en su lucha de relevos sobre los salvajes Santo y Ray Durán. La lucha semifinal fue entre “Raúles”, y ganó el de apellido Torres al de apellido Romero. El programa se complementó con dos preliminares y cinco peleas de box.

Raúl Torres
Raúl Torres.

En la antigua Arena México, aquella misma tarde, los llamados “Hermanos Shadow”, los enmascarados Blue Demon y Black Shadow perdieron también en lucha de relevos ante la funcional pareja que conformaron el jalisciense Rito Romero y Jack O’Brien. En la semifinal, en un encuentro de técnica depurada, Bobby Bonales le ganó a Enrique Llanes.

En la ciudad de Guadalajara, la Arena Canada Dry presentó una batalla campal con seis luchadores de la que salió victorioso el debutante enmascarado Sombra Azul derrotando en la final al Tapatío Berumen, mejor conocido por la afición como “El Jarocho”. En las otras dos derivadas, Jorge Krim venció por descalificación a Saúl Montes en una, y en la otra, Gorila Macías II al enmascarado Golden Terror. Hubo otros tres preliminares.

En la misma ciudad de occidente, pero en el Coliseo Olímpico, se programó en la lucha principal al misterioso enmascarado Secreto Negro para contender contra César Sando, y en la semifinal, a Ray Kimbo contra el futuro Conde Negro: Apolo González, seudónimo con el que contendía en aquel tiempo el mejor conocido como “Jalisco”.

Jalisco González
Salvador «Jalisco» González.

Mientras tanto, allá en el norte del país, en el Palacio de los Deportes de Torreón, en la lucha estelar en relevos los ídolos locales, Manuel Muñiz y Joe Marín vencieron al escandaloso gomezpalatino Joe Medina y a Mario Prado, quien aparte de la derrota también sufrió averías a causa de un botellazo que le lanzó un exaltado del público. Por fortuna, el proyectil no tuvo consecuencias de consideración. En la semifinal, el ya próximo Enfermero: Tony Navarro, le ganó al enciclopédico Dientes Hernández.

También en el norte, pero en la Arena Monterrey, en la bella ciudad del mismo nombre, ante un entradón, la vistosa pareja que formaron el Apolo Anaya y el ídolo local Bobby García, se vio superior a los fieros Gorilita Flores y el “árabe” de Puebla Emir Badui, quienes a causa de su derrota terminaron riñendo. Cabe aclarar que, aunque fiero en los cuadriláteros, Pedro Kuri (nombre real de Badui) poseía una sensibilidad fuera de lo común, pues era un consumado poeta, habiendo publicado entre otros, su libro de poesías titulado Quimeras del Alma, publicado en esta misma década de los cuarenta.

Emir Badui
El luchador de ascendencia libanesa Pedro Kuri, como Emir Badui Jure.

Antes, hubo una batalla campal de seis elementos que ganó el salvaje Diablo López, en la final, al jalisciense Firpito Bustos. El Diablo estuvo desatado esa tarde, pues en el maremágnum de la campal rompió un cajón de bolear en la humanidad del ídolo de San Luisito, Manuel Martínez, quien era otro de los participantes y que tuvo todavía los arrestos para ganar en su lucha derivada a Trini Vera “Pantera Negra”.

Firpito Bustos
Firpito Bustos.
Advertisements