Una de las máscaras que más influencia ha dejado en la lucha libre mexicana es la de Septiembre Negro, negra con vivos amarillos que resaltaban más aún la oscuridad que cubría todo el rostro de quién la portaba, un luchador que dejó onda huella en su andar por los cuadriláteros. Tras el personaje se escondía Virgilio Aristeo Amezcua Sánchez, hijo del gladiador Al Amezcua y hermano del múltiple y eterno campeón Alfonso Dantés, y que un día como hoy estaría cumpliendo 81 años de edad.

Valente Pérez apoyó difundiendo la imagen del rudo terrorista Septiembre Negro

Pero a pesar de la importancia de su familia, Virgilio, formó su camino de manera muy independiente de su casta. Su formación comenzó a principios de los años cincuentas del siglo pasado bajo la tutela de Pablo Romero, quien vio en la obstinación del joven una futura estrella luchística. Debutó en 1953 en la antigua Arena Oblatos de Guadalajara, contra El Osito de Peralvillo.

Génesis

En una entrevista que le concedió a nuestro compañero, Humberto Gutiérrez hace ya varios años, don Vick, como cariñosamente todo el medio se refería a él, evocaba la sensación del debut

«Fue un domingo, pero desde el jueves no me sentía bien. No podía comer, no podía dormir… Me imaginaba arriba del ring, pero cuál fue mi sorpresa que a los primeros amarres le dije adiós a los nervios y de ahí en adelante me sentí perfectamente”.

Aunque debutó como Vick Amezcua, tuvo al menos otros dos alter egos en ese inicio de su carrera en el occidente del país: Bobby Amezcua (quizá por error del impresor) y Ostra Marina, enmascarado. Después, a principios de los años sesentas, comenzaron sus apariciones en el centro del país. Sin embargo estaba sumido en las primeras luchas. Él quería luchar enmascarado, pero no atinaba con el nombre ni el personaje. Era 1973, y aún se respiraba el ambiente destilado por los Juegos Olímpicos de Munich 72, así que su compañero Ray Plata le sugirió usar el nombre de Septiembre Negro.

Septiembre Negro vs. León Negro
Septiembre Negro vs. León Negro (15 de julio de 1973).

El terrorista de los cuadriláteros

En algo que hoy hubiera sido políticamente muy incorrecto y hubiera lastimado demasiadas susceptibilidades, pues Septiembre Negro fue el nombre del grupo terrorista que atentó en los Juegos Olímpicos contra la delegación de Israel para reclamar, entre otras cosas la libertad de Palestina y centenares de presos políticos. Asesinando en el inter a once atletas y entrenadores israelís.

Septiembre Negro pues debutó en 1973 precedido de una gran propaganda que en la revista Lucha Libre, Valente Pérez le había preparado. Don Vick recordaba su relanzamiento así:

«Hablando del señor Valente Pérez, él hizo a Mil Máscaras, a TNT, a Tinieblas, pero no a Septiembre Negro como muchos creen; sólo lo ayudó con la publicidad. El nombre es de Ray Plata y el diseño del equipo y la máscara es de Vick Amézcua. Todos nos hicimos famosos gracias a la publicidad, pero desde luego respondiendo arriba de un ring”.

Septiembre Negro, oscuro equipo, físico envidiable, mejor luchador. Foto Archivo

Fueron siete años donde el fedeyín luchístico de la sombría presencia atormentó a técnicos a lo largo y ancho del país, también fue constante su presencia en Centro América, donde logró algunos títulos, incluyendo un Campeonato de Parejas en Panamá, ironía aparte, junto a Dr. Wagner.

Un septiembre negro, demasiado negro

Fue precisamente junto a Wagner, un 19 de septiembre (más irónico aún), que llegara al Palacio de los Deportes a una Ruleta de la Muerte, sin embargo, la pareja que estaba tan acostumbrada a ganar no pudieron ligar ni un solo triunfo esa tarde noche, y al final, como estaba pactado, tuvieron que enfrentarse máscara contra máscara. Don Virgilio lo recordaba así:

“Wagner y yo fuimos muy buenos amigos, compañeros deportistas. En ese torneo de la muerte que entramos lo hicimos de compañeros, pero a raíz de que íbamos enfrentando a otras parejas, perdíamos las luchas, y al final no había de otra más que enfrentarnos entre nosotros, y por cierto, acabábamos de llegar de la ciudad de Panamá, donde nos coronamos como campeones de parejas. Hay que reconocer que Septiembre Negro perdió con un gran luchador como lo fue Dr. Wagner Sr.

“Sentí una tristeza inenarrable. Pocos años la llevé (la máscara), pero para mí fue toda la vida. Perdí una parte mía”.

La mala noche del Septiembre Negro

Sin embargo, el terrorista de los encordados siguió luchando, pero poco a poco el gladiador prefirió ya no salir de zona de Guadalajara, hasta su retiro definitivo ya cercano el año 88. Don Vick era la delicia de conversación para cualquier amante de la lucha libre, un biblioteca entera de anécdotas y vivencias. Y no fue sino hasta 2011 cuando se nos adelantó de este plano terrenal.

Hoy en su cumpleaños 81, SÚPER LUCHAS lo recuerda con sumo cariño.

 

Advertisements
Hablamos de