Un empleado de WWE pide al gobierno de EEUU que Vince McMahon deje de hacer shows y lo acusa de esto

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Tras conocerse que Roman Reigns no había participado en las grabaciones de WrestleMania 36, Triple H respondió así al hecho de que "The Big Dog" había decidido autoexcluirse de la programación, debido al riesgo de contagio por COVID-19.

«[...] Nos gusta tomar todas las precauciones necesarias, incluso por encima de lo necesario, y nuestros talentos están en esto de manera voluntaria. Si no quieren ser parte de esto, si sienten que están en riesgo, por cualquier motivo, ya sea por ellos mismos o la gente que está a su alrededor, no tienen por qué estar aquí. No tenemos nada en contra de ello. Lo mismo ocurre con nuestro equipo de producción y el resto de personal [...]»

Pero si alguna vez han trabajado en una gran empresa, sabrán que a menudo esa cacareada voluntariedad esconde un discurso falsario. Y si tenemos en cuenta que una nueva oleada de despidos por obra y gracia de Vince McMahon luce muy posible, se diría que la opción de ausentarse sin un motivo médico de peso detrás supone hoy una práctica de riesgo para cualquier talento que quiera conservar su empleo, más allá de consentidos corporativos como Brock Lesnar

Vince McMahon
WWE

► Otro escándalo para el historial de Vince McMahon


Y lo que parecía inevitable ha sucedido.

«En la reunión del martes de la mesa de comisionados del Condado de Orange, un empleado de WWE que responde al nombre de 'John' presentó un comentario público de que están 'siendo forzados a trabajar' en las grabaciones de televisión, pese a las órdenes de quedarse en casa. Dice que no puede hablar abiertamente y cree que será despedido si se lo plantea a sus jefes.

«'John' dice que pese a las precauciones sanitarias, no pueden mantener el distanciamiento social en las grabaciones de WWE, y tienen que tocarse entre ellos. Han pedido al gobierno que cancele las grabaciones, así todo el mundo podrá seguir las reglas de distanciamiento sin temor a perder sus trabajos».

Mientras, una prestigiosa periodista de Orlando parece suscribir lo expuesto por ese misterioso John (nombre que responde a un alias).

«Acabo de hablar con los propietarios de dos negocios cercanos a las instalaciones de Orlando en las que WWE está grabando. Uno de los propietarios está muy preocupado, dice que ha visto a empleados no respetar el distanciamiento social. Otro propietario me cuenta que todo el mundo está intentando buscarse la vida. Le parecen bien los shows mientras no se acerquen a él».

Por su parte, Paul Davis de WrestlingNews.Co tiró de fuentes tras desatarse la polémica.

«Hablé con un luchador esta mañana que señaló que aunque algunas personas no están preocupados por trabajar en shows dentro de un Performance Center vacío, otros que no quieren están preocupados por ser despedidos si alzan la voz [...]

«Según el luchador con el que hablé esta mañana, hay otras esposas de luchadoras que se sienten igual que la esposa de [Curt] Hawkins, y hay gente preocupada de que sus trabajos estén en riesgo si hablan con la directiva. El luchador me dijo, 'mira a Roman, su mayor estrella y ya no lo mencionan porque se fue a casa. No puedo decir nada porque tengo que llevar comida a mi casa. Algunos de los que ves en Raw y SmackDown no quieren estar allí'.

«La persona añadió, 'los despidos de la semana pasada seguramente harán que la gente quiera hablar menos, porque saben que Vince McMahon quiere hacer recortes. ¿Quién quiere arriesgarse a ser despedido ahora?'»

Anuncio