Aunque anoche en SmackDown Live tanto Buddy Murphy como Roman Reigns nos sorprendieron y nos brindaron una de las mejores luchas en lo que va del año en cuanto a shows semanales respecta, lo cierto es que no muchas personas la pudieron ver en persona. Lo anterior, puesto que el SmackDown Live del 13 de agosto presentó una muy mala asistencia.

Y es que si bien la marca azul siempre ha tenido una asistencia menor a sus eventos en vivo que Monday Night Raw, en las semanas de WrestleMania y de SummerSlam suele llenarse, pues llegan fans de todo el mundo y compran boletos para el TakeOver, el PPV, Raw y SmackDown.

En el último año, SmackDown ha tenido una racha muy mala en este tema, siendo la última vez que la asistencia no superó el 50 por ciento a finales de junio. En aquella ocasión, a ojo de buen cubero, la asistencia no pasaba de un 30 por ciento de personas en la arena. Anoche en SmackDown Live hubo una asistencia de entre el 35 y 40 por ciento, como se puede apreciar en varias imágenes que los mismos fans se encargaron de publicar en redes sociales:

Saturación luchística

Lo cierto es que, a diferencia de la semana WrestleMania y de los SummerSlam que se han hecho en Los Ángeles y en New York, esta vez la afluencia de público foraneo fue mucho menor. Y los fans locales se vieron saturados con cuatro noches seguidas de lucha libre en la misma arena: NXT TakeOver Toronto 2019, SummerSlam 2019, Raw y SmackDown. Lo más seguro es que la noche de ayer prácticamente todos hayan sido foraneos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta todos los detalles alrededor, y los mismos nos indican que pudo haber sido la misma asistencia al SmackDown desde Toronto que el SmackDown en Portland, Oregon, de no ser porque los promotores del evento consiguieron a última hora una alianza con Toys R Us, en donde los boletos tanto para el TakeOver, como para Raw y SmackDown tenían un descuento especial del 25 por ciento, así no se compraran nada en la famosa tienda ya extinta en Estados Unidos.

Advertisements

Hablamos de