Mientras la guerra NXT vs. AEW y Vince McMahon vs. Triple H se lleva todas las miradas del mundo luchístico, en Puerto Rico se anunció un combate sumamente seductor. En el estelar de Aniversario 46, la WWC presentó en el Coliseo Mario Quijote a la estrella de la casa, Épico Colón, defendiendo su Campeonato Universal frente a "The Precious One" Gilbert, en una contienda que SÚPER LUCHAS pudo presenciar. Aunque sí, el highlight de la noche se lo llevaría el posterior anuncio de Ray González.

González, quien fungiese como árbitro especial del encuentro, tomó un micrófono tras el triunfo de Colón y procedió a confirmar que la próxima defensa del monarca tendrá lugar en el evento Septiembre Negro, en Caguas, y que su adversario sería nada menos que Eddie Colón, también conocido como Primo en WWE.

El singular trato de Primo y Epico con WWE

Más de uno se habrá preguntado en todo este tiempo —y es que hace rato que los Colón están activos en WWC—el porqué de la ausencia de Primo y Épico de la programación de WWE, además de la razón por la cual han tenido mucha más participación en la compañía de la familia. Chris Jericho bien lo dijo, WWE no sabe trabajar con otras empresas, y menos ahora, con las distintas alternativas que hay en el menú.

La última vez que el dúo hizo su aparición en un cuadrilátero del imperio McMahon fue en noviembre, en el PPV Survivor Series 2018. Desde entonces, no han habido rastros de vida de ellos en la organización norteamericana. Quienes sigan la lucha libre puertorriqueña sabrán, no obstante, que sí han estado muy ocupados en el circuito boricua.

Primo y Epico, enfrentados en WWC
Primo y Epico, enfrentados en la WWC

Desde aquí podemos confirmarles que ambos siguen sirviendo a WWE, todavía se encuentran bajo contrato, y no hay señales de que vayan a irse en un futuro cercano. En cambio, todo es parte de un singular trato que existe desde hace décadas entre ambas empresas.

¿Por qué la excepción?

Sin ser las Superestrellas más aclamadas, los Colón sí son pesos pesados en World Wrestling Council. La excepción tiene que ver con eso, pero no nos perdamos del verdadero motivo, y es la amistad que existió desde un principio con la WWE.

En un artículo de Ernesto Ocampo en SÚPER LUCHAS #509, podemos leer los orígenes de WWC, que surgió cuando Carlos Colón se asoció con Víctor Jovica y Gino Marella (Gorilla Monsoon).

"...fue fundada el 13 de septiembre de 1973 con el nombre de Capitol Sports Promotions (el nombre se debía a que Marella también era copropietario de la WWWF, cuyo nombre legal era Capitol Wrestling Corporation). Sin embargo, la empresa no comenzó a ofrecer funciones sino hasta cuatro meses después, el 6 de enero de 1974 en el parque de béisbol Hiram Bithorn. Así como la Capitol neoyorquina usaba como nom de guerre el de WWWF, la Capitol boricua usó el de WWC, o World Wrestling Council, también llamado por comentaristas y aficionados como 'Consejo Mundial de Lucha Libre', y por ello ha habido cierto recelo contra la EMLL mexicana cuando decidieron usar el mismo nombre".

Super Luchas 509

El artículo narra el evento del décimo aniversario de WWC, y desde ahí podemos ver que luchadores de WWE como Pedro Morales y André el Gigante luchan con luchadores de las filiales de la NWA, como Harley Race y Ric Flair.

El legado de Carlos Colón

Esta cooperación que existió entre la oficina de WWE y Puerto Rico ayudó a que la isla del encanto se convirtiera en una de las capitales luchísticas del mundo. Como dice el mismo artículo, "Un luchador
que quisiera llamarse 'internacional' debía luchar en México, Puerto Rico, Japón y Estados Unidos. Fue una época gloriosa para este deporte".

Antes de venderle, McMahon le hizo prometer a su hijo, Vince K. McMahon, que no rompería ciertos lazos que él había construido en el pasado. Y así fue como las dos compañías se mantuvieron grandes relaciones por décadas, aún después de las muertes de McMahon padre en 1984 y Marella en 1999. En 2014, Carlos Colón, fundador de WWC, llegó al Salón de la Fama WWE.

Colón es, además, el promotor de los eventos de WWE en Puerto Rico.

Esa cercanía hizo que WWE se fijase en Carlito en 2003, más tarde en Primo, y años después en Épico. En tiempos recientes, Colón pidió por el regreso de su hijo y sobrino, aprovechando que no estaban teniendo un gran presente en los Estados Unidos. De allí para adelante, este singular acuerdo se ha mantenido.

Advertisements
Hablamos de